¿Ofensiva Neoliberal?

Carlos Rodríguez Braun

Consejero Académico de Libertad y Progreso

El distinguido periodista canario Antonio Salazar me pasó la siguiente perla de Antonio Morales Méndez, alcalde de Agüimes en Gran Canaria, que escribió en «Canarias Ahora» que estamos amenazados por el neoliberalismo:

«Su consigna es ir a por el Estado y sus instituciones y lo va logrando. Lo cierto es que cada día asistimos a un paso más en el camino de adelgazar lo público hasta el infinito, de hacer hincar la rodilla a la democracia, de sustituir el Estado por los mercados».

El artículo está repleto de adjetivos y tópicos que no tengo espacio aquí para refutar, pero cuya importancia empalidece frente al diagnóstico de don Antonio. Como es evidente que el peso de las administraciones públicas no sólo no ha disminuido sino que ha aumentado, y que los costes que el Estado democrático impone, empezando por los impuestos, han crecido a expensas de los ciudadanos, sus libertades y mercados, aquí se plantean dos hipótesis, la penosa y la temible. La hipótesis penosa es que don Antonio Morales Méndez está aquejado de algún mal que le impide contemplar la realidad o que, contemplándola, le impide reconocerla. Digamos, cuando Rajoy sube los impuestos, él cree que los baja. Una pena, sin duda. Pero la otra hipótesis es muchísimo peor: consiste en que la coacción que los ciudadanos ya soportan le parece a don Antonio Morales Méndez que equivalen a una libertad excesiva que, lógicamente, debe ser corregida lo antes posible y a toda costa.

*Publicado en La Razón, Madrid.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin