junio 15, 2016

Opinión y Debate de Ideas
Alberto Benegas Lynch (h)

Una vez más, las empresas estatales

Tomemos el caso de las mal llamadas “empresas estatales”, mal llamadas porque al empresario no se puede jugar, no es un simulacro ni un pasatiempo. O se asumen riesgos con recursos propios o se establece una entidad política que opera por fuera de los rigores del mercado y la competencia. No se trate entonces de una empresa.

Demasiados controles a la actividad privada
Politica
Gabriel Zanotti

La obsesión reglamentarista

La semana pasada leí una noticia según la cual la asociación o lo que fuere de hoteleros protestaba contra las casas de familia que ofrecen alojamiento “sin las exijencias correpondientes” o algo por el estilo.