“Si no hubiera habido acuerdo con el FMI, entrabamos en crisis”

Aldo Abram
Director Ejecutivo en Libertad y Progreso

EL INTRANSIGENTE – El experto en economía y Director Ejecutivo de Libertad y Progreso  Aldo Abram fue consultado sobre aspectos referidos a las circunstancias que atraviesa el país con respecto a los vaivenes económicos y las medidas del Gobierno nacional.

Con respecto a la noticia que se conoció sobre el nuevo desembolso de dinero que se solicitó al FMI Abram comentó que: “Aquí en realidad hubo una confusión,lo único que está confirmando es que el desembolso de septiembre se va a hacer. Están pautados desembolsos según el cumplimento de las metas, cada trimestre se desembolsa una cantidad determinada de plata, algo más de 3 mil millones de dólares. Para eso hay que cumplir ciertas metas, por eso vino la misión del Fondo, dijo que está todo bien y se va a desembolsar”. Acuerdo argentina y arreblo

El economista explicó que el hecho de que se estén cumpliendo con las metas solicitadas por el FMI es una noticia positiva: “La Argentina no tiene financiamiento, de hecho, si no hubiera habido acuerdo con el Fondo, hubiéramos entrado en crisis. La Argentina tiene un Estado que gasta por arriba de sus posibilidades,y no se puede sostener esto si no nos presta nadie, por eso entramos en el Fondo, sino el país terminaba en una especie de bancarrota,  el dólar hubiera volado por las nubes, como las crisis que hemos vivido, el 2002, 1989, y el resultado iba a ser ajustar de la peor forma.  Es bueno que los desembolsos continúen, el día que avisen que no van a continuar con los desembolsos, vamos a una crisis fenomenal, porque el ajuste de gastos va a haber que hacerlo de forma brusca”, manifestó.
En el día de hoy el ministro  Dujovne manifestó  que, si bien el FMI le había impuesto un crecimiento de la economía de un 0,4% esto no se pudo cumplir y, por el contrario el crecimiento va a caer, por lo tanto no se estaría cumpliendo con todas las metas del Fondo.

Se consultó a Abram cómo influye esto en lo acordado con ese organismo a lo que el experto respondió: “ Hay cosas que son metas y otras que son estimaciones, simplemente, para tratar de hacer un presupuesto.  Lo que es crecimiento no es una meta, es una estimación que ellos usaron para sacar todos los cálculos restantes de qué se le podía pedir a la Argentina dado el contexto.Si son metas las fiscales y la inflación. Hay metas de distintos niveles. Algunas son graves si no se cumplen, como las fiscales y otras son graves, pero no tanto si no se cumplen, como es el tema de la inflación”.

“Tenemos que tener en cuenta  que, si la economía en vez de crecer un 0,4%, va a decrecer ese porcentaje, ahora ahora hay que pensar en un esfuerzo mayor al que se viene haciendo”, agregó.

Abram expresó que ese esfuerzo no tendría que ver con las metas fiscales, lo que se podría llegar a rever o renegociar son las metas de inflación.

Ante la pregunta sobre el problema de financiamiento que tiene el país, el economista explicó que no hay financiamiento ni confianza en los mercados porque en Argentina hay un problema de fondo, que tiene que ver con que  este gobierno recibió un Estado al borde de la quiebra  y un Banco Central en iguales condiciones.

“La verdad que este gobierno logró tener un aumento del financiamiento muy fuerte, tanto del exterior como de los argentinos mismos. Lo malo es que este gobierno, en vez de resolver ese exceso de gasto con el que heredó el Estado, y sacarlo de precipicio de la quiebra, propuso alejarse muy de a poco. Con lo cual, lo que está pasando en el mundo, que es que los Bancos Centrales están siendo cada vez más austeros, desde un punto de vista de emisión monetaria y esto hace que el crecimiento del crédito disponible para los países sea menor, entonces  eso achica el que nos correspondería a nosotros”, explicó Abram, y agregó que: “Además, los inversores, los que tienen la posibilidad de colocar en bonos o prestar plata, a su vez, si tienen menos, se vuelven más selectivos a la hora de prestar. Claramente, la Argentina es un país que necesita, por no haber resuelto su problema, exceso de gasto, exceso de Estado, necesita mucho financiamiento, con lo cual se vuelve un país sumamente riesgoso”

Para el economista,  el hecho de que el FMI haya intervenido y haya cubierto gran parte de las necesidades de nuestro Estado,  no garantiza nada en los hechos, ya que se tomo mucho crédito en los últimos dos años, la deuda creció mucho y no se resolvieron los problemas.

“Si los argentinos, el gobierno y la oposición también ponen palos en la rueda, si nadie colabora,  es imposible hacerlo. Si no entendemos que la plata que nos da el Fondo la tenemos que usar para resolver el problema que no supimos resolver usando toda la plata del endeudamiento voluntario al que tuvimos exceso podemos terminar en dos o tres años en una crisis igual, cuando se acabe la plata del Fondo”, afirmó Abram

Según el experto, además de todo, la historia no nos juega a favor. “Si se estudia las últimas ocho décadas, todas las crisis que tuvimos fueron por perseverar en un exceso de gasto público, no resolverlo de forma responsable y ordenada, y terminar quebrando, y resolverlo con una crisis, que es el peor costo social posible. Va a haber que demostrar que somos más responsables que antes, sobre todo, que nuestra dirigencia política es más responsable, pero eso se está por demostrar. Hasta ahora nunca resolvimos eso, ordenar y responsablemente”, sostuvo.

“El hecho de que Argentina caiga en tantas crisis económicas, creo que tiene que ver con un problema de inmadurez, que los políticos aprovechan, inmadurez cívica, sobre todo. Todos queremos recibir algo del Estado, sacarle algo al Estado, pagar lo menos posible de impuestos, y obviamente en la medida que los políticos nos dan eso que pedimos y empiezan a malgastar la plata y en muchos casos a robársela, termina pasando  que para financiar eso nos aumentan los impuestos, la gente quiere cada vez pagar menos impuestos, evade. Ese círculo vicioso de irresponsabilidad se ha venido dando a lo largo de muchísimo tiempo y es lo que lleva a las crisis”explicó el economista.

“Es lamentable, pero los argentinos no entendemos que la plata del Estado no crece en los árboles, que la plata sale de nuestros bolsillos. A la corta, a la larga sale de nuestros bolsillos cuando pagamos impuestos, también sale de nuestros bolsillos cuando el gobierno se financia con la inflación, porque le quita poder adquisitivo a nuestros sueldos, a nuestros ahorros, en pesos, también sale de nuestros bolsillos cuando el gobierno toma deuda en el mercado interno, porque esa deuda, más allá que en un futuro la voy a tener que pagar con impuestos, nos está dejando sin crédito a nosotros. No es casualidad que haya poco crédito en este momento, si el Estado absorbe la mayor parte del crédito para pagar subsidios de gastos y deja muy poco para el sector privado. Siempre vamos a poner la plata nosotros, pero nos parece que nos divierte”, agregó

Con respecto al dólar, el experto explicó que: “A pesar de que está alto el precio, la gente sigue acudiendo a la moneda extranjera  porque sabe que el día de mañana el peso va a valer menos. El gran problema acá no es lo que vale el dólar, sino lo que valen nuestros pesos. Si continuamente desde el Banco Central se bastardea el valor de nuestra moneda, con otros objetivos, por ejemplo, licuar los excesos de gasto, obviamente, la gente no se va a quedar con una moneda que continuamente pierde valor, porque el Banco Central no la cuida”.

“Otro hito para entender de la desconfianza de los argentinos es el cepo. Un cepo es obligar a la gente a tener una moneda que no quiere. Lamentablemente, este gobierno salió del cepo, la gente apoyó esa salida y además empezó a demandar pesos y la anterior gestión del Banco Central, en vez de aprovechar y consolidad esa confianza de la gente en el cepo, para que queramos tener más pesos, lamentablemente, se dedicó a emitir y a despreciar nuestra moneda para licuar los problemas que generaba este Estado excesivo. Hasta que llegamos a esta corrida, que es la muestra de un Banco Central en el cual se había perdido la credibilidad, que fue lo que terminó con la anterior gestión y con recambio”, expresó Abram.

“Esperemos que estos hayan entendido el mensaje, pareciera que sí, pero hasta ahora vienen más o menos. Sin estabilidad monetaria, sin estabilidad del valor del peso, la gente tiende a consumir y a invertir menos, y eso que ahorra consumiendo e invirtiendo menos, lo que hace es transformarlo en una moneda que conserve el valor, porque si no por qué hago el sacrificio de ahorrar, lo transforma en dólares, finalizó.

Buscar