Argentina registra la tercera inflación más alta del mundo

Aldo Abram
Director Ejecutivo en Libertad y Progreso

EL COMODORENCE – Con un acumulado anual de 57,3% en mayo, el aumento de precios minoristas sólo es superado por Venezuela y Zimbabue.

Según datos de Trading Economics, la inflación anual de Venezuela es la más alta del mundo, con un 1.304.499% anual en abril, seguida por la de Zimbabue, en el sur del continente africano, con un 97,85% anual en mayo de 2019.

Siguen en el “top ten” de inflación global Sudán del Sur (56,1% anual a marzo de 2019),Irán (52,1% en mayo), Sudán (44,6% en abril), Liberia (23,3% en abril), Turquía (18,71% en mayo), Haití (17,7% en abril) y Sierra Leona (17,46% en marzo).Alza de precios en Argentina

Fuera de la comparación queda Siria, envuelta en una guerra entre facciones, cuyos registros de inflación no se hacen públicos desde diciembre de 2017.

“La tasa de inflación en Argentina promedió 197,29% desde 1944 hasta 2019. Alcanzó un máximo histórico de 2.0262,8% en marzo de 1990 y un mínimo histórico de -7% en febrero de 1954″, puntualizó Trading Economics.

El fenómeno inflacionario de Argentina

El economista Aldo Abram, director Ejecutivo de Libertad y Progreso, explicó a Infobaeque “la gran mayoría de los economistas y políticos piensan que el Banco Central está para licuar los problemas que ellos generan en otras áreas del Estado, como es el excesivo gasto público”.

Abram describió un proceso inflacionario con intensa emisión monetaria por el cual “el Central destina pesos a financiar el Estado, que ‘chupa’ todo el crédito. Entonces, el BCRA debe debe subir la tasa y emitir más para financiar el crédito”.

Recordó que la “compra de dólares” efectuada por el BCRA hasta comienzos de 2018, para absorber las divisas ingresadas por endeudamiento externo, también generó una enorme emisión monetaria que trajo como consecuencia que “el año pasado el país tuviera una fuga de capitales espectacular”.

“Si se emite para todo eso, obviamente la prioridad del BCRA no es mantener el valor del peso. No se prioriza tener una moneda que le sirva a la gente. Si cae la demanda de pesos, cae su precio y la inflación es el reflejo de eso. Con la devaluación, lo que se puede exportar sube de precio y también lo que se importa”, puntualizó el director de Libertad y Progreso.

Buscar