Fundación de pensamiento liberal afirma que la inflación despegará tras la cuarentena

La cuarentena aceleró la demanda de pesos. Sin embargo cuando se retorne a la normalidad, esta demanda de dinero volverá a caer y comenzarán a verse los efectos inflacionarios de la fuerte expansión monetaria que se está realizando, nuevamente.

Un informe presentado en las últimas horas por la Fundación Libertad y Progreso destaca que “la Argentina es uno de los países que más sufre el flagelo de la inflación y, como consecuencia de ello, las personas lo sufren en sus bolsillos. El peso cada día vale menos”.

En el mismo sentido, la entidad del pensamiento liberal de nuestro país hace foco en que “el aumento sistemático del nivel de precios es el síntoma y no la causa de las fallas que existen en nuestra economía. Y es que, en un país donde la demanda del peso se encuentra debilitada, no es de extrañar que el incremento de la base monetaria tenga un impacto estrecho con la inflación”. Al respecto, puntualiza que “el problema se agrava cuando observamos que el BCRA no suele ser autárquico en Argentina y termina financiando al gobierno”.

Luego de una serie de variables graficadas, los técnicos de Libertad y Progreso coinciden en que “desde mediados del siglo pasado, la inflación se convirtió en un componente frecuente de la economía argentina. El aumento porcentual de los precios fue de tres dígitos desde mediados de los 70’ hasta principios de los 90’, acompañado por supuesto de una gigantesca expansión monetaria. De esta manera, se alcanzaron niveles de hiperinflación, como en 1989-1990, en donde los precios sufrieron un incremento del 3.079% y 2.314%, respectivamente. A su vez, la base monetaria se expandió en el primer año 5.169% y 881% en el segundo. Luego, con la llegada de la convertibilidad, el problema inflacionario parecía haberse acabado. Tras la sanción de la Ley 23.928, el Banco Central estaba limitado a emitir pesos respaldados por la cantidad de dólares que tenía en las reservas. De esta manera, se logró en pocos años reducir la inflación llegando a promediar un 2% anual en la segunda mitad de la década de los 90, mientras que la base monetaria se expandió al mismo ritmo”.

Finalmente, explican que “Argentina tiene una moneda que se destruye porque los funcionarios de gobierno encargados de la política económica, utilizan al Banco Central para financiar gastos de gobierno superfluos y medidas populistas”.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ULTÍMOS ARTÍCULOS

ArticulosRelacionados

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES