El impuesto al dólar es el único ingreso tributario que crece en la cuarentena

Aldo Abram
Director Ejecutivo at

LA MAÑANA – Para el economista Aldo Abram, hay numerosos ahorristas que adquieren todos los billetes norteamericanos posibles para atesorarlos fuera del sistema financiero, o para luego venderlos de forma ilegal.

Medios nacionales informaron que mientras la mayoría de los impuestos muestran variaciones interanuales negativas, el Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS) o el 30% del “dólar solidario” llegó en el mes de junio a recaudar $ 14.116 millones, 18,6% más que en marzo, a pesar del costo del gravamen y de la limitación de compra de no más de u$ s 200 al mes.

En este sentido, se conoció que el volumen recaudado en el mes es el equivalente al 10% de lo que se sumó el IVA ($ 141.482 millones) y prácticamente lo mismo que los derechos de importación ($ 14.877 millones). Y si se consideran los seis meses que lleva vigente, la cifra del impuesto “solidario” asciende a $ 47.705 millones, 2,4% más que lo que aportaron al Fisco los Bienes Personales.

En lo referente a este tema, Aldo Abram, director ejecutivo de la Fundación “Libertad y Progreso”, afirmó a La Mañana que se trata de una “mala noticia” para el país, debido a que “habla de una recaudación afectada severamente” por la recesión económica originada por la cuarentena, y de una mayor demanda de la moneda norteamericana por parte de pequeños ahorristas.

“Hay una ‘salida’ de capitales. Cada vez más personas utilizan la posibilidad de comprar y ahorrar u$ s 200 por mes. Si se opta por esta alternativa, es porque no se cuenta con mucha capacidad de ahorro, debido a que cualquier persona que ahorre más de u$ s 300 o u$ s 400, no le conviene comprar divisas en el mercado oficial, sino hacerlo en alguno de los ‘mercados paralelos’ legales. Estas personas pueden adquirir los dólares en ‘negro’ o comprar el ‘dólar MEP’, a través de operaciones que se efectúan por medio de la Bolsa de Valores. Quien compra los u$ s 200 por mes, es porque quiere comprar el resto en el ‘mercado negro’ o porque su capacidad de ahorro no supera los u$ s 400”, explicó Abram a este diario.

“Estamos hablando de personas con baja capacidad de ahorro que están ‘fugando’ capitales. Convertir los pesos en dólares para luego guardar los billetes norteamericanos en la casa es como enviar dólares a una cuenta en el exterior. Se le está sacando la ‘sangre’ a la economía”, agregó.

También, el economista consideró que habría personas que se dedican a comprar los u$ s 200 mensuales para luego vendérselos a familiares, amigos u otras personas de su entorno. “Es una operación claramente ilegal. Pero puede haber personas que logran ingresos de esta manera”, aclaró.

Por último, Aldo Abram evaluó que esta tendencia en la demanda de dólares se mantendría debido a la depreciación del peso que se sigue observando en la actualidad, que se registra principalmente en las cotizaciones de los “mercados paralelos” del dólar, y que hoy termina incrementando principalmente los valores de los servicios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin