El “saqueo” de la coparticipación y un “Plan B” para cambiarla de raíz

VISIÓN LIBERAL – Otro decreto agitó las ya convulsionadas aguas políticas. El presidente Alberto Fernández oficializó esta madrugada la quita a la Ciudad de Buenos Aires de alrededor de treinta mil millones anuales en concepto de coparticipación. El destino de esos fondos es entregárselos a la provincia de Buenos Aires y hacer frente, de esa manera, al reclamo de la policía.

Constanza Mazzina,

La medida, que contó con el apoyo de gobernadores peronistas, provocó la inmediata reacción del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, sumando así otro foco de incendios a una situación política que ya es sofocante.

El tema de la coparticipación federal y este nuevo avasallamiento a las instituciones fue debatido en Informe Económico, el tradicional espacio que Roberto Cachanosky conduce los jueves por radio Cultura.

Junto a Constanza Mazzina, Alejandro Corbacho y Aldo Abram fueron los invitados. Aspectos técnicos, políticos, sociales y económicos se expusieron con crudeza, aunque coincidieron en lo medular: la coparticipación requiere cambios estructurales profundos y serios.

Constanza Mazzina: El concepto “coparticipación” no funciona. Después de treinta años de haber beneficiado a provincias pobres, esas provincias siguen siendo pobres. Para la politóloga, el tema central no es económico sino político y es ahí donde debe enfocarse el debate.

Alejandro Corbacho,  director del Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales (UCEMA)

Alejandro Corbacho: “El modelo actual está basado en apoyar las divisiones y las grietas”. En vez de reconocer las falencias de cada gobierno y la situación de cada provincia, la “culpa” de ese fracaso siempre es porque el dinero “se lo lleva Buenos Aires, alimentando así un resentimiento histórico”.

Se pregunta luego qué hubiera sucedido si María Eugenia Vidal hubiera gobernador la provincia de Buenos Aires con Cristina Kirchner como vicepresidente: ¿se hubiera tomado una medida similar?

Aldo Abram, economista de Libertad y Progreso

Aldo Abram, por su parte, aportó un dato histórico: “Cuando nació la Jefatura de la Ciudad de Buenos Aires se pautó una nueva coparticipación federal. Ahi debería quedar un porcentaje definido para la Ciudad y hace 24 años que esperamos que el Congreso apruebe esa coparticipación”.

Escucha a continuación el programa completo

  • https://radiocut.fm/audiocut/embed/mini/programa-emitido-10-septiembre-2020/

Con respecto al mismo tema, la Fundación Libertad y Progreso sacó ayer un comunicado titulado:

El régimen de Coparticipación Federal de Impuestos permite abusos de un gobierno centralista

Allí, expone su postura frente al controversial decreto que anunció hoy el boletín oficial, ilustrando la crítica situación que enfrenta el jefe de gobierno porteño: “ahora CABA cederá a otras provincias alrededor del $78 de cada $100 de lo que le corresponde recibir“, anticipa el comunicado.

Y propone un “plan B” que plantea la coparticipación desde un punto de vista federal y equitativo. El comunicado dice:

El régimen Coparticipación da espacios para que un gobierno nacional pueda operar con un criterio centralista en beneficio de objetivos partidarios. De eso se trata la modificación por decreto del porcentaje de participación de la Ciudad de Buenos Aires en la distribución secundaria de impuestos coparticipables. La solución estructural consiste en el fortalecimiento genuino del federalismo mediante una mayor correspondencia fiscal por la devolución de potestades tributarias a las provincias.

Considerando la participación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en la producción total del país, la capital recibía sólo 31% de lo que aportaba a la Coparticipación. El 69% restante se transfería a otras provincias. Con la decisión del Presidente de la Nación bajará aproximadamente 9 puntos porcentuales que se re-direccionarán a la Provincia de Buenos Aires. De esta forma, ahora CABA cederá a otras provincias alrededor del $78 de cada $100 de lo que le corresponde recibir.

NUESTRA PROPUESTA CONSISTE EN:

  1. Transferir a los gobiernos provinciales la recaudación de los impuestos generados en su territorio comprendiendo los siguientes: Ganancias de personas físicas, Combustibles, Bienes Personales, Internos.
  • Reemplazar el impuesto provincial a los Ingresos Brutos por otro a las Ventas Finales y calibrar la alícuota de éste con la del IVA (nacional) para lograr un resultado de distribución primaria entre la Nación y el conjunto de Provincias que no altere y que empalme con la que resulta del régimen de Coparticipación vigente.
  • Suprimir así la coparticipación vertical entre Nación y provincias.
  • Compatibilizar el resultado luego de la reforma, con la distribución secundaria establecida en el régimen actualmente vigente, mediante un Fondo de redistribución horizontal entre provincias, con porcentajes compensatorios que luego se mantendrán inalterados en el tiempo. Este Fondo se alimentará con el impuesto a la Transferencia de Combustibles. Esto hará posible la aceptación de la reforma ya que ninguna provincia ganará ni perderá en el empalme con el cambio.
  • Al quedar inamovibles esos porcentajes, cualquier aumento de gasto de una provincia, por sobre su recaudación, le exigirá colocar impuestos provinciales adicionales. De esa forma: a) se alinearán los incentivos para que los gobiernos provinciales gasten menos y más eficientemente; b) Los ingresos tributarios de cada provincia serían previsibles; c) El Gobierno Nacional no podría ejecutar actos abusivos como reducir el porcentaje de distribución secundaria de una gobernación políticamente adversa (hoy la CABA) 

Para profundizar la propuesta completa: https://www.libertadyprogreso.org/politicas-publicas/coparticipacion-federal-de-impuestos/

FUENTE

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ULTÍMOS ARTÍCULOS

ArticulosRelacionados

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES