El contexto cambiario hasta las elecciones 2021: ¿tiene techo el dólar?

Analista Económico en Libertad y Progreso.

Economista Jefe en

Lic. en Administración de Empresas. Magister en Economía Aplicada de la UCA. Doctorando en Economía en la UCA.

ÁMBITO FIANANCIERO – A pocos días de las PASO, el dólar blue comenzó a despertarse y como es habitual en contexto de elecciones, el mercado cambiario vuelve a cobrar protagonismo. Con las nuevas regulaciones de la CNV, la presión se canalizó en el dólar blue que alcanzó los $187 (máximo 2021), avanzando un 1,9% en sólo un día. Este comportamiento responde a la elevada incertidumbre que reina en el contexto de las elecciones, generando una mayor dolarización en las carteras por motivos precautorios.

En este contexto, la gran pregunta que se hacen muchos es qué puede ocurrir con el dólar. Desde luego no es algo que se pueda saber con certeza, pero hay dos puntos importantes a tener en cuenta.

El primero es que, dentro de la estrategia del plan electoral, destaca (entre otros) mantener la paz cambiaria. Existen instrumentos para pensar que podría alcanzarse este objetivo, por lo menos hasta noviembre.

Los analistas consultados afirman que el dólar oficial se mantendrá en niveles estables mientras que el dólar blue, producto del clima electoral tendrá fluctuaciones pero sin mayores complicaciones.

Los analistas consultados afirman que el dólar oficial se mantendrá en niveles estables mientras que el dólar blue, producto del clima electoral tendrá fluctuaciones pero sin mayores complicaciones.

Si bien las reservas internacionales netas se encuentran en niveles bajos en torno a u$s2.500 millones (descontando los DEGs y el oro), tanto el BCRA como el FGS poseen bonos en dólares que servirían para mantener a raya a los dólares paralelos legales (CCL, MEP). En caso de que la pérdida de reservas se agudice, no se debe descartar el escenario de que se profundicen trabas a las importaciones. Por un lado, esto traería un alivio transitorio al mercado cambiario, pero por el otro, generaría un costo en la evolución del nivel de actividad.

El segundo punto, es monitorear de cerca aquellas variables que podrían alertar una eventual devaluación del tipo de cambio oficial. Entre las más importantes destacamos:

  1. la brecha cambiaria
  2.  las reservas internacionales netas
  3.  la existencia o no de un atraso cambiario

En lo que respecta a la brecha cambiaria (blue vs mayorista oficial), ésta se encuentra en torno al 90%, con una tendencia creciente, lo que genera preocupación. El problema de poseer brechas altas es que en algún momento comienzan a usarse los tipos de cambio paralelos como referencia de precios, generando problemas en la balanza comercial ya que genera incentivos a anticipar importaciones y a postergar exportaciones.

Por el lado de las reservas internacionales netas, como ya hemos mencionado, se encuentran en niveles bajos y el BCRA pasó de una posición compradora a una vendedora, con un septiembre que ya lleva más de u$s300 millones vendidos en 6 ruedas. Por último, es cierto que el atraso cambiario no es una preocupación mayor hoy, pero sí se los está alimentando desde febrero y no es sostenible continuar indefinidamente con la estrategia de pisar el tipo de cambio.

Ignacio Petunchi

En este marco, queda claro que, si bien el BCRA cuenta con algunos instrumentos, la situación del mercado cambiario es delicada. Para corregir este rumbo es importante que el gobierno trabaje en fortalecer la credibilidad y un exitoso acuerdo con el FMI es una buena oportunidad para hacerlo.

Recordemos, que un acuerdo con el FMI es condición necesaria pero no suficiente para recuperar del todo la confianza. Es un primer paso para comenzar a encarar las reformas estructurales, con los amortiguadores sociales adecuados, y que es importante que esas reformas continúen más allá del color político de los gobiernos que vengan a futuro.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin