La economía volvió a crecer en julio, pero aún no logró superar el nivel previo a la prepandemia

Analista económico en

Licenciada en Economía (UBA). Analista económico de Libertad y Progreso.

EL ECONOMISTALa actividad económica mostró en julio un crecimiento del 0,8% mensual sin estacionalidad, acumulando así sus primeras dos alzas consecutivas desde que comenzó el año. Sin embargo, ese porcentaje implicó una desaceleración respecto a la fuerte suba que había mostrado en junio, debido a la salida de las restricciones por la segunda ola, y la economía continúa operando todavía por debajo del nivel prepandemia.

Así lo informó ayer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), cuando dio a conocer su Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae). El indicador marcó que, durante el séptimo mes del año, la economía mostró un crecimiento interanual de 11,7%, mientras que en el acumulado del año acumuló un alza de 10,5% respecto al mismo período de 2020. Cabe destacar que a medida que transcurren los meses se va diluyendo el efecto de las bajas bases de comparación que dejó el año pasado.

En tanto, la serie tendencia-ciclo registró una suba de 0,1% mensual y sumó 11 meses seguidos en alza. Desde el Ministerio de Economía señalaron que la actividad económica muestra una tendencia positiva en 2021 y, luego de meses afectados por mayores restricciones, “vuelve a la senda de la recuperación por segundo mes consecutivo”. Hay que recordar que en junio el Emae tuvo un fuerte crecimiento de 2,5% mensual, debido a la salida de las restricciones que se impusieron para mitigar los impactos de la segunda ola de la pandemia.

“Con estos datos, la actividad económica se ubica en el mayor nivel desde el inicio de la pandemia y sólo 0,8% por debajo del nivel prepandemia (febrero 2020)”, comentaron desde Economía. 

Por sectores

El Indec detalló que de los 15 sectores que conforman el Emae 13 registraron aumentos en la comparación interanual, de los cuales 9 tuvieron subas de dos dígitos y de tres dígitos pesca (251,6%). Este último rubro fue por cuarto mes consecutivo el de mayor crecimiento, explicado por el mayor comercio internacional, la apertura de mercados de forma bilateral y la baja base de comparación que dejó el año pasado.

Según el informe del organismo estadístico, las mayores contribuciones al crecimiento del Emae fueron nuevamente de la industria (12,7%) y el comercio (12,5%), sectores que acumulan 9 subas interanuales consecutivas. Le siguieron actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (11,1%), otras actividades de servicios (88,0%), transporte y comunicaciones (10,1%) y construcción (22,6%).

Por otro lado, sólo se registraron leves caídas en agropecuario (-3,6%) e intermediación financiera (-1,3%). 

Desde LCG comentaron que, pese a un nivel de precios récord de commodities, el agro opera 1,8% promedio por debajo de lo que lo hizo en el mismo período de 2020 y 10,2% por debajo del mismo lapso de 2019. Del mismo modo, remarcaron que la intermediación financiera se ubicó un 1,4% por encima de lo que lo hizo en los primeros 7 meses del 2020, aunque un 2,6% por debajo de 2019.

Desde el Palacio de Hacienda resaltaron que, comparado contra julio de 2019, crecieron 6 de 15 sectores. Estos fueron pesca (15,6%), electricidad, gas y agua (8,1%), comercio (7,4%), industria (2,8%), actividades inmobiliarias (2,2%) y salud (1,2%).

¿Cómo viene la recuperación?

LCG consignó en su reporte de actividad económica que por primera vez en el año, durante julio la actividad logró conjugar dos meses seguidos de crecimiento, ya que los otros meses en que la economía se expandió fueron enero y marzo. No obstante, explicaron que si se compara ese período contra diciembre de 2020, la economía operó “sólo” 2,5% por encima de aquel entonces, “cristalizando en una lenta recuperación”.

Vemos un crecimiento respetable en lo que fue julio, el cual esperamos que no se sostenga en lo que resta del año, puesto que no se anticipa un cambio en los fundamentals de la economía para suponer un giro de tendencia del que llevaba previo al endurecimiento de las restricciones”, agregaron.

La economista de la Fundación Libertad y Progreso, Natalia Motyl, dijo ante El Economista que la actividad económica comienza a “estancarse”. “El problema viene por el lado de la oferta por la falta de insumos para producir y una demanda deprimida por el empobrecimiento de la población”, comentó.

Para ACM, el séptimo mes continuó con el retorno a la dinámica de la recuperación. Además, la consultora espera una continuidad en la recuperación en diversos sectores durante los meses siguientes, principalmente focalizada en los sectores de construcción y hoteles y restaurantes. 

Por otro lado, añadieron, las perspectivas del sector agropecuario son “positivas” debido a la continua alza de los precios internacionales, lo que contribuye a la actividad en las economías regionales, parcialmente compensado por el impacto negativo del nivel actual de retenciones, de la brecha cambiaria y ciertas previsiones de sequía de cara al verano.

¿Qué podemos esperar?

Luego de la derrota que sufrió el Gobierno en las PASO, comenzó una estrategía oficial para generar una mejora de ingresos de cara a las generales de noviembre. Sin embargo, los analistas mantienen sus proyecciones de crecimiento para este año y son cautelosos respecto al impacto de las medidas anunciadas hasta ahora.

“Una política fiscal más expansiva podrá tener algo de incidencia, pero la tracción en términos de actividad será más bien acotada”, dijeron en LCG. A su vez, estimaron que la inestabilidad propia de los procesos eleccionarios, que en parte se vio reflejada durante los últimos días en la brecha cambiaria, “seguirá complicando la toma de cualquier decisión de inversión o consumo”.

De cara a los próximos meses, ACM espera que agosto confirme la tendencia de recuperación a medida que se reducen las restricciones pandémicas y se acelera el ritmo de vacunación. “A diferencia de la primera ola, esperamos que la recuperación sea menos heterogénea producto del mayor grado de certidumbre que trae aparejada la campaña de vacunación”, especificaron. 

Respecto a cuánto podría crecer la economía en 2021, el proyecto de Presupuesto 2022 que envió el Gobierno al Congreso estipula 8% de rebote, en línea con las previsiones de los analistas. “Nuestra proyección es de un crecimiento en torno al 8% para este año, el cual encubre 5 puntos porcentuales (p.p.) de arrastre estadístico que dejó la recuperación de finales del año pasado. Medido punta contra punta, el crecimiento proyectado para 2021 supera apenas el 3%”, dijo LCG.

“En base a nuestras proyecciones, recién hacia mediados de 2022 la economía superaría levemente los niveles de actividad promedio de 2019, aunque se ubicaría por debajo de los guarismos de 2018”, estimó la consultora. En esa línea, Motyl prevé un “rebote”  cercano al 7,5% para todo 2021.

Por otro lado, ACM reparó en que, dado que el tercer trimestre concentraría el impacto de la flexibilización de las restricciones y que se esperan mayores dificultades en el frente cambiario en el cuarto trimestre, cabría esperar menores autorizaciones a la importación, por ende un menor nivel de importaciones y, por lo tanto, una desaceleración de la economía en el cuarto trimestre, focalizada en sectores tales como la industria manufacturera. “Bajo este escenario, estimamos un crecimiento en torno al 6,5% para 2021”, concluyeron.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultímos Artículos

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES