¿QUÉ ENTIENDEN LOS ECONOMISTAS POR EQUILIBRIO GENERAL?

Licenciado en Economía (UBA, 2002), Master en Economía y Administración de Empresas (ESEADE, 2004) y Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC, 2009).

Profesor Titular Regular de Introducción a la Economía en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam).

Contribuye en el blog Punto de Vista Económico y en Libertad y Progreso.

PUNTO ECONÓMICO – En muchas oportunidades he escuchado o leído autores austriacos cuestionar el uso de algunos economistas del equilibrio general. La economía no puede estar en equilibrio, pues eso implicaría que tenemos todas nuestras necesidades satisfechas. En tal estado de cosas, sólo habría inacción. Los austriacos, por el contrario, y también marxistas y poskeynesianos se niegan a creer en este postulado y más bien lo considera un exceso de los neoclásicos.

Más aun, si la economía estuviera realmente en equilibrio general, entonces no habría necesidad de una función empresarial que advierta oportunidades de inversión. El Estado de alerta, la perspicacia y la función empresarial sólo tienen sentido en una economía en desequilibrio.

Es en este contexto que leí esta presentación del Dr. Federico Sturzenegger en la Academia Nacional de Ciencias Económicas. En la ocasión, Sturzenegger le da al término “equilibrio general” un significado totalmente diferente. Incluso para quienes son lectores de este blog, quizás recuerden la famosa lección del libro de Henry Hazlitt La economía en una lección. Atender el equilibrio general, en lugar de mirar sólo un equilibrio parcial, responde precisamente a la lección de aquel libro.

¿Cuál era aquella lección? Cuando evaluamos una política económica, o en este caso una política monetaria, no podemos mirar sólo una parte de la economía, un equilibrio parcial, sino que debemos observar lo que ocurre en todas las áreas al mismo tiempo, buscando el equilibrio general. Siendo así, el equilibrio general adquiere una dimensión importante e incluso indispensable para la buena economía.

El artículo de Sturzenegger ofrece varios ejemplos, y utiliza esta noción de equilibrio general incluso para cuestionar el modelo de demanda agregada keynesiana, bajo el argumento de que sus componentes no son independientes unos de otros.

La falacia del equilibrio parcial, también se manifiesta en argumentos como, el gasto público es expansivo cuando transfiere recursos de segmentos de altos ingresos a segmentos de bajos ingresos con una mayor propensión a consumir. Es un razonamiento que escuchamos todos los días. Viene muy bien para un programa de televisión, donde el argumento luce a la vez correcto y sofisticado. Pero, un momento, diría el economista de equilibrio general. ¿Qué pasa con los recursos que una persona ahorra? Imaginemos que por un momento, esa persona los depositaba en un banco. Pues ese banco seguramente la prestaría, expandiendo la demanda agregada por otro lado.

Quisiera simplemente abrir el debate sobre cuál es el significado correcto de este término para la economía. ¿Qué lugar debemos otorgarle al equilibrio general si es que debe haber alguno?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin