Informe privado sostiene que el poder adquisitivo de los salarios creció 8,9% interanual en noviembre

CONCLUCIÓN – El poder adquisitivo de los asalariados aumentó un 2,3% en noviembre respecto a octubre y 8,9% en comparación al mismo mes de 2020, según el Índice de Nivel de Vida de los Trabajadores (INVT) que elabora la Fundación Libertad y Progreso en base a fuentes oficiales. La suba marca una consolidación de la tendencia registrada en los meses anteriores, pero el informe indica que la calidad de vida aun está 38,2 puntos pero que en agosto de 2013.

El relevamiento al que accedió Conclusión indica que, con el crecimiento de noviembre, el INVT acumuló su cuarto mes consecutivo en alza. Esto se tradujo, por ejemplo, a que una familia con ingresos en torno a los 60.000 pesos ganó 8,9% en poder de compra de la Canasta Básica Total (CBT) respecto a un año antes y 5,7% de la Canasta Básica Alimentaria (CBA).

En base al último entrecruzamiento de datos, el informe identifica que el deterioro del poder adquisitivo se habría detenido desde mediados del año pasado. Además, en el acumulado 2021 (enero-noviembre), el nivel de vida mejoró 12,2 puntos porcentuales, tomando la Canasta Básica Total. Igualmente, si bien la tendencia alcista muestra un rumbo auspicioso, la recuperación está lejos de alcanzar valores cercanos al pico registrado casi diez años atrás. En detalle, el INVT empeoró 38,2% desde agosto de 2013, el punto máximo alcanzado por los trabajadores en nivel de vida.

El Índice de Nivel de Vida de los Trabajadores, explicó la Fundación Libertad y Progreso, «mide la evolución de los salarios de los argentinos, deflactado por la evolución de la canasta básica total, desde abril de 2013».

Según puntualizaron, «para el período que va desde abril de 2013 hasta el mismo mes de 2016», se utilizan mediciones de la Canasta Básica elaborados por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). Después de ese lapso comenzaron a utilizar los datos oficiales del Indec.

El grupo de economistas destaca que, de esta forma, el indicador permite analizar con una frecuencia mensual la evolución del nivel de vida y anticipar si la situación mejoró o empeoró desde la publicación del último informe de pobreza.

DUDAS EN EL CORTO PLAZO

El economista jefe de Libertad y Progreso, Eugenio Marí, sostuvo que la evolución del INVT de finales de 2021 muestra los efectos de la política fiscal expansiva que se desarrolló de cara a las elecciones legislativas.

«La recuperación probablemente sea de muy corto plazo», advirtió, y argumentó: «Gran parte del paquete fiscal se financió directamente con emisión, lo que está alimentando una aceleración inflacionaria que difícilmente acompañen los salarios».

En la misma línea se expresó la economista Natalia Motyl, también integrante de LyP, quien señaló que, más allá de la leve mejora que pueda observarse de un mes a otro, «lo cierto es que la calidad de los argentinos deterioró alarmantemente».

Motyl también recordó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, plateó que no llevará adelante ninguna reforma de fondo, razón por la que -sostiene la economista- los salarios volverán a perder por goleada contra la inflación.

«Si miramos la película en los últimos cinco años, los salarios deflactados por la Canasta Básica Total se han deteriorado en doce puntos porcentuales. Estos números se revierten con políticas de largo plazo y no parches que se aplican con fuerza solo en año electoral», afirmó.

NÚMEROS Y AUGURIOS OFICIALES

Tal como informó Conclusión a finales de enero, el Índice de Salarios de noviembre que mide el Indec arrojó un aumento del 3,9% mensual, superando por quinto mes consecutivo a la inflación registrada en el mes (2,5% mensual).

En detalle, el organismo estadístico oficial comunicó que los salarios del sector privado registrado aceleraron su crecimiento hasta 4,5% mensual (vs 3,7% en octubre); mientras que los del sector público se incrementaron 2,7% mensual (vs. 3,7% en octubre) y los del sector privado no registrado alcanzaron el 4,3% mensual (vs. 5,7% en octubre).

Estas subas respondieron a los aumentos de noviembre correspondientes a cuotas de paritarias, entre ellos los de los sindicatos de estaciones de servicio, plásticos, alimentación, y madera, entre otros.

Aun restan conocerse estadísticas correspondientes al último mes del año pasado y al primero de 2022. Sin embargo desde el Gobierno anticipan un escenario difícil respecto a la suba de precios. Así lo adelantó este jueves el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, quien contó que la inflación de enero «será similar a la de diciembre», que registró un alza de 3,8%.

«Estamos perdiendo la batalla de los productos frescos y en enero la inflación será igual a la de diciembre», indicó Feletti en declaraciones a El Destape Radio, y auguró que los resultados de los instrumentos regulatorios comenzarán a verse «en marzo».

“Tenemos que mantener una política de canastas. Con los alimentos estamos construyendo los instrumentos regulatorios y creemos que en marzo se van a ver los resultados”, explicó el secretario de Comercio Interior de la Nación.

En este sentido, aclaró que “la inflación monopólica es la inflación de góndola y la inflación internacional es en los productos frescos”, y consideró que “ahí se tienen que ver los desacoples”.

En este punto, el centro de investigación de políticas públicas Libertad y Progreso coincide en el anticipo expuesto por el funcionario nacional. Tal adelantaron en las últimas horas, enero cerraría con una inflación que apunta al 4% a pesar de las regulaciones estatales aplicadas sobre tarifas y acuerdos de precios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin