El tremendo pronóstico de Roberto Cachanosky para la inflación de este año: ¿cuánto espera y por qué?

CRONISTA – Este viernes el presidente Alberto Fernández planea empezar -según sus propias palabras- la “guerra contra la inflación” luego de que el número del IPC de febrero cerrara en un preocupante 4,7% que empuja la suba de precios del primer bimestre del 2022 a casi un 9%.

Las palabras del presidente generaron repercusiones y una duda recurrente: ¿Por qué ahora? si la Argentina cerró el 2021 con una inflación del 50,9% que no cede. ¿Se debe al acuerdo finalmente aprobado por el Congreso entre el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Argentina?

Pese a la alta emisión monetaria del Gobierno de Alberto Fernández, la actual gestión insiste en que el fenómeno inflacionario es multicausal y desde la Secretaría de Comercio interior a cargo de Roberto Feletti apuntan contra una presunta “especulación” de los “monopolios”, a lo que se suma un desafiante contexto internacional de guerra en Europa.

Hoy, los discursos en torno a la inflación de los funcionarios oficialistas reflejan un secreto a voces: las primeras medidas del presidente contra el aumento de precios serán las mismas de siempre, las mismas que han demostrado su baja eficacia.

Es decir, la regulación de los valores de los productos de consumo masivo, subas a los derechos a la exportación -retenciones-, acuerdos con los sectores productivos para establecer cupos de venta para el mercado local, entre otras. 

Sin embargo, ante una economía con tarifas y precios congelados y subsidiados, la “guerra” contra los precios en la que el Gobierno espera meterse de lleno este viernes ya parece perdida si se cumple con las exigencias del FMI para que el Estado baje su cuota de financiación a la electricidad y el gas, con un ajuste en los sectores que están atrasados respecto a la inflación acumulada en los últimos años.

Ante este preocupante contexto en el que la suba sostenida del Índice de Precios al Consumidor (IPC) se planta como el panorama más esperado por los economistas y los analistas de mercado, el especialista Roberto Cachanosky compartió su duro pronóstico para el 2022: una inflación alrededor del 100%.

LAS DEFINICIONES DE CACHANOSKY

En diálogo con Radio Rivadavía, Cachanosky fue terminante al asegurar que actualmente la única posibilidad de la Argentina es “evitar estar peor, porque no vas a estar mejor”.

En cuanto a la inflación que ya acumula un 8,8% en el primer bimestre del año, Cachanosky fue al grano respecto al gran problema que hoy complica el panorama del Gobierno en busca de un porcentaje anual menor que el del 2021: “Tenés el 4,7% que te dio en febrero sin que todavía se hayan tocado las tarifas de los servicios públicos“, señaló el economista.

Además, también se refirió al “fenomenal atraso cambiario” de la Argentina: “El tipo de cambio oficial subió dos puntos más o menos en el mes, contra una inflación de 4,7%, así que sigue atrasado“.

Cuando se empiecen a corregir ese tipo de cosas vamos a tener un problema bastante serio. Peor que el Rodrigazo si ajustan enserio

Tal como explicó Cachanosky, el dólar oficial aumentó durante casi todo el 2021 por debajo de la tasa de inflación, por lo que se encuentra pendiente una gran corrección en su valor.

“Cuando se empiecen a corregir ese tipo de cosas vamos a tener un problema bastante serio”, alertó el economista, asegurando que el contexto actual puede ser “peor que el Rodrigazo si ajustan enserio”

Esto se debe al atraso en las tarifas congeladas de los servicios de energía y otros sectores que ahora el FMI exige regular: “Los ajustes que van a tener que hacer van a ser muy importantes”, remarcó Cachansoky.

E ilustró: “El ajuste que van a tener que hacer sobre el combustible, la energía -gas y energía-, y el agua está por verse, es mucho mayor de lo que se produjo en el Rodrigazo“.

Frente a esto, además resaltó que el “colchón social” actual -la capacidad de la sociedad de absorber el ajuste de los precios- es mucho más chico: “En en el momento del Rodrigazo la pobreza era mínima, ahora tenés un 50% de pobres, por lo cual el escenario es totalmente distinto y es muy complicado”, advirtió el economista.

Ante este desalentador panorama, Cachanosky compartió otro desesperanzador mensaje sobre la capacidad del Gobierno actual para enfrentar esta situación: “Yo no sé si van a poder”, dudó, remarcando el objetivo acordado con el FMI es el de no emitir moneda o hacerlo a un ritmo mucho menor que durante el 2021.

Sin embargo, remarcó una polémica que se dio esta semana en el Ministerio de Economía por los fondos que la Secretaría de Energía precisa para importar gas: “Ahora, salió el secretario de Energía (Darío Martínez) a decir ‘la plata que me están dando no me alcanza para comprar el gas’, ¿Qué está diciendo? que van a tener que emitir“, condenó Cachanosky.

Para concluir, el economista hizo uno de sus más duros pronósticos al ser consultado sobre la posibilidad de que la Argentina se encuentre en la “antesala de una híperinflación”.

Veo la posibilidad de llegar a una inflación de tres dígitos anuales: en vez de un 60, 70%, tenés un 100%”, vaticinó Cachanosky. Y explicó que, en realidad, no se está tan lejos de ese número si es que se sigue con los valores inflacionarios actuales -los cuales aún no han absorbido una quita de subsidios a la energía- “El 4,7% (de inflación de febrero) lo llevas a la 12 y te da 73, 74% y todavía no ajustaste las tarifas a los servicios públicos, ni el tipo de cambio“, finalizó el economista en un sombrío panorama.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin