PBI: advierten que la economía se “enfriará” en los próximos meses

ÁMBTIO FIANANCIERO – El jueves, el INDEC publicará el avance del nivel de actividad del primer trimestre. En línea con los resultados del EMAE, consultoras privadas estiman que leconomía creció un 6% en términos interanuales y cerca de un 1% frente al trimestre anterior. Sin embargo, tanto para el segundo trimestre como para lo que resta del año, se espera un “enfriamiento” en los niveles de actividad. Así, el PBI crecería este 2022 por debajo del 4% estimado por el Gobierno.https://www.ambito.com/ads.txt?unblockia=trueADADADADADAD

Al analizar lo que ocurrió en el primer trimestre en materia de actividad, desde LCG señalaron: “De forma desagregada, el principal componente que traccionaría el crecimiento es el consumo privado (con un crecimiento cercano al 20%), mientras que las exportaciones también harían lo suyo, aunque de modo más tenue (esperamos un crecimiento anual promedio del 3,5%), donde la inversión se ajustaría también a esta dinámica. Por último, estimamos un crecimiento significativo de las importaciones (+21% a/a), lo cual actuaría como contrapeso en la medición de la demanda agregada”.

En abril, el Estimador de Actividad Económica del INDEC seguirá registrando variaciones interanuales superiores al 5%, pero esto se debe más que nada a la baja base de comparación; no hay que olvidar que a esta altura del año 2021 la economía todavía se estaba recuperando de la recesión de 2020”, explicó a Ámbito Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso.

Los números de mediados de año mostrarán cómo la actividad económica argentina empieza a encontrar su techo, e incluso como empieza a caer. Si bien el contexto internacional es extremadamente favorable en lo que respecta a los términos de intercambio, que son récord, la realidad es que la incertidumbre a nivel nacional y la falta de señales de la política económica, se han convertido en obstáculos muy duros para la inversión y el crecimiento futuro”, agregó.

En la misma línea, Santiago Manoukian, economista de Ecolatina, sostuvo: “Para el segundo trimestre tenemos una proyección de contracción del PBI en relación al primer trimestre, en la serie ajustada por estacionalidad, del 0,3% aproximadamente. Es, de todas formas, consistente con una economía que crecería 6% interanual en el segundo trimestre. Esto tiene que ver con la base de comparación con la cual estamos trabajando”.

El analista remarcó que, en síntesis, la actividad “mostraría un segundo trimestre en caída” debido a dos factores principales: “El primero es la menor cosecha en volúmenes, que impacta en cuentas nacionales más allá de que los precios han compensado para este sector los menores volúmenes de producción. Y, por otro lado, lo que estamos viendo es que el consumo empieza a verse afectado por la aceleración inflacionaria. Que aún con paritarias recalentadas, afecta principalmente a los deciles más bajos del ingreso. La inflación adquirió un sesgo más regresivo, a diferencia de la última parte del año pasado, y eso afecta especialmente a los que menos tienen. Y se está comenzando a ver en algunos indicadores adelantados de consumo masivo. Vemos, también, que si bien interanualmente el consumo va a seguir creciendo, frente al primer trimestre registra una caída”.

Segundo semestre

Hay distintos factores que, además, hacen prever que la tendencia continuará durante la segunda mitad del 2022. “Para lo que resta del año, las perspectivas son de un enfriamiento de la actividad. El Gobierno estaba intentando hacer equilibrio con distintas medidas que apuntaban a objetivos múltiples, con una tasa de interés que intentaban no subirla demasiado para no afectar el crédito al consumo y a la inversión, pero que por otro buscaba fomentar el ahorro en moneda nacional y propender a rendimientos positivos en términos reales”, señaló Manoukian, quien agregó: “Y, de alguna manera, van soltando un poco esos objetivos de mantener la actividad en su curso, porque el escenario macroeconómico y financiero se está complicando”.

“Entonces, en ese sentido, la fuerte suba de tasas que vimos la semana pasada apunta a eso. Si le sumamos cierta restricción a las importaciones que pueden llegar a venir, porque la disponibilidad de dólares no alcanza para cumplir con la meta de acumulación de reservas pautada con el Fondo y al mismo tiempo sostener este nivel de importaciones, ahí el Gobierno se enfrenta a una disyuntiva y estamos empezando a ver esas consecuencias que eventualmente impactarían en el nivel de actividad hacia adelante. Lo cual, se sumaría a un menor impulso fiscal, para cumplir con la meta fiscal”, agregó el economista de Ecolatina.

“Por otro lado, vamos a ver una inflación que se va a moderar, pero muy lentamente. Y eso va a seguir afectando los ingresos. Finalmente, está la discusión sobre si la disponibilidad de energía va a ser suficiente para no tener cortes durante los próximos meses. Ahí creo que hay una gran incertidumbre por develar”, remarcó Manoukian, que concluyó: “En síntesis, hay distintos factores que nos llevan a pensar que la actividad se va a enfriar en los próximos meses”.

En ese sentido, Marí sostuvo que desde Libertad y Progreso proyectan que en 2022 el PBI crezca 3% en relación al año pasado. “Sin embargo, esta proyección se explica más que nada por el crecimiento acumulado en el primer trimestre del año y por el efecto arrastre respecto a 2021 (que supera los 4 puntos porcentuales). Durante el segundo semestre esperamos que la actividad económica empiece a contraerse, lo que vendrá acompañado de una aceleración en los precios y una caída en el consumo”, subrayó.

En ese escenario, las firmas que participan del REM del Banco Central pronostican un crecimiento del PBI del 3,3% para este año. Por debajo del 4% que ratificó el Gobierno en la actualización del Presupuesto realizada días atrás.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin