La dolarización divide a la Argentina: ¿salida o entrada al laberinto económico?

Aldo Abram
Director Ejecutivo en Libertad y Progreso

PERFIL Dolarizar la economía argentina significa adoptar la divisa estadounidense como moneda oficial y dejar de utilizar el peso argentino. Aunque esta medida puede tener beneficios, también plantea algunos desafíos importantes que complican su implementación.

Uno de los principales problemas es la dependencia de Argentina de las exportaciones. Si se adopta el dólar como moneda oficial, se corre el riesgo de que el país pierda el control sobre su política monetaria y fiscal, lo que podría afectar la capacidad para manejar su economía de manera efectiva. Además, al adoptar una moneda extranjera, se pierde la facultad de ajustar el tipo de cambio en función de las necesidades económicas del país.

Algunos candidatos a la Casa Rosada (el más notorio es Javier Milei) plantean que podría ayudar a controlar la inflación y aumentar la confianza en la economía, también existen desafíos significativos que podrían afectar la aptitud del país para manejar su economía de manera eficiente. Por lo tanto, la viabilidad de la dolarización dependerá de un análisis cuidadoso de los pros y los contras.

Lo primero: salir del cepo

La salida del cepo cambiario debe ser inmediata, ya que mantenerlo por más tiempo podría llevar a una crisis cambiaria y monetaria, y el Banco Central de la República Argentina (BCRA) estaría cada vez más quebrado, plantea Aldo Abram, Director Ejecutivo de Libertad y Progreso, en diálogo con PERFIL.

“Una posible alternativa que se suele mencionar para salir del cepo es la dolarización, aunque personalmente no creo que tenga mucho apoyo político en la actualidad, y su implementación llevaría tiempo” y agregó: “Pero ninguna de las dos cosas, ni dolarizar la economía ni una economía bimonetaria puede hacerse si antes el nuevo Gobierno desde el primer día no da una hoja de ruta de lo que se va a hacer para resolver los problemas de fondo y urgentes que tiene la Argentina. Al salir del cepo se empieza a lograr la estabilización”.

“Es muy importante aumentar la credibilidad de las medidas desde el día 1 de gestión para que el tipo de cambio sea menor, y esto es fundamental para lograr una recuperación económica sostenible”, advirtió Abram.

¿Qué pasaría con el salario de los trabajadores?

“Aunque inicialmente pueda haber una pérdida del poder adquisitivo de los salarios, es necesario tomar medidas para resolver los problemas y empezar a crecer a mediados del 2024 y mejorar los salarios a largo plazo. Es crucial tomar decisiones y apretar los dientes para lograr una economía estable y en crecimiento”, concluyó el director de Libertad y Progreso.

Los salarios no solo se pulverizarían con la propuesta de Milei

Sobre el salario de los trabajadores, el economista Pablo Tigani consideró que se “pulverizarían” más sin embargo, no con las propuestas de dolarización del candidato por la Libertad Avanza, Javier Milei.

Tigani apuntó contra Horacio Rodríguez Larreta: “Larreta cree que se puede liberar el mercado y que este ponga el valor del dólar, pero esto puede ser muy peligroso porque el valor del dólar puede no tener techo y lo que llevaría al salario de los trabajadores a pulverizarse”, señaló Tigani.

Javier Milei en el foro Llao Llao

“En cuanto a los salarios, la dolarización llevaría a una pulverización de los mismos, lo que derivaría en un nivel de pobreza mucho más alto y podría causar un gran drama social. Esto requeriría una gran asistencia por parte del Estado y podría aumentar el déficit fiscal, incluso en niveles más altos que los de ahora”, comentó a PERFIL Maximiliano Ramírez, exsubsecretario de Programación Económica.

Una gran devaluación para lograr la dolarización

Sobre este punto, Ramírez aseguró que para generar una caja de conversión, lo primero que hay que generar “es una devaluación muy abrupta del tipo de cambio”.

“Teniendo en cuenta la cantidad de dólares con respecto a la cantidad de pesos que hay en la economía, eso llevaría a un tipo de cambio de conversión cercano a los $4.000 o más, teniendo en cuenta los datos del BCRA. Si se consideran reservas brutas o netas, o sea, hay que hacer una gran devaluación para generar las condiciones para un proceso de dolarización”, acotó Ramírez.

¿Sin el BCRA cómo se enfrentarían los shocks externos?

Los expertos advierten que dolarizar la economía podría tener consecuencias negativas para el país. En particular, podría disminuir la capacidad para controlar la política monetaria y fiscal, lo que tendría un impacto negativo en a largo plazo.

“Hay que tener en cuenta el efecto derrame que suele tener una dolarización sobre una economía. Implementarla implicaría quedarse sin la discrecionalidad que puede tener un banco central ante los shocks. Esto es lo primero que se perdería y uno de los puntos más relevantes en un país en el que cada shock externo que se presente no tendrá cómo frenarlo”, contestó Ramírez.

Ventajas y desventajas de la dolarización.

Y agregó: “Además, la posible salida de depósitos en dólares y la pérdida de la confianza de la gente debido a la experiencia del corralito podrían exacerbar la medida del tipo de cambio y aumentar los niveles de devaluación. La dinámica resulta bastante explosiva con más inflación y salarios muy bajos”, advirtió el economista.

Un par de advertencias más

Un informe de la consultora 1816 explica: “Si el mercado percibe que Milei tiene alguna chance de gobernar, lo más probable es que veamos una corrida contra el peso. Hasta podría generarse una suerte de profecía autocumplida, que los tenedores de pesos teman una dolarización y, al intentar deshacerse de sus tenencias, se generen las condiciones para esa dolarización”.

Asimismo, advierte que poner a la dolarización en el centro de la campaña electoral puede traer consecuencias concretas para la economía, aún cuando nunca se produzca, algo que ya se puede ver en la disparada de los dólares paralelos y que los economistas consultados por PERFIL adjudican al cóctel: propuestas de dolarización, elecciones y dólar agro 3.

Por último, otro documento de Fundar titulado “Argentina Bimonetaria” advierte: “La dolarización adopta las ventajas y desventajas de un sistema de tipo de cambio fijo, lo que significa que la variación del tipo de cambio no es posible, lo que puede ser costoso en términos de crecimiento, distribución y pobreza”.

En resumen, la viabilidad de dolarizar la economía argentina como propuesta de algunos candidatos a presidente es un tema complejo que depende de muchos factores, incluido el político; ya que las medidas al ser de tal magnitud deberán pasar por el Poder Legislativo y hasta el sol de hoy es imposible saber cómo quedarán configuradas tanto la Cámara Alta como la Baja ante un eventual cambio de gobierno.

Buscar