Argentina cambia rumbo económico tras renuncia de ministro de Hacienda, afirma analista

Foto Natalia Motyl
Natalia Motyl
Analista económico en

Licenciada en Economía (UBA). Analista económico de Libertad y Progreso.

(Xinhua) — La renuncia este sábado del ministro argentino de Hacienda, Nicolás Dujovne, y su reemplazo por el funcionario Hernán Lacunza, supone un cambio de rumbo hacia políticas más heterodoxas, que buscarán una recuperación basada sobre el consumo interno, afirmó hoy la analista Natalia Motyl.

En una entrevista con Xinhua, la experta, analista de la Fundación Libertad y Progreso (FLyP), dijo que “lamentablemente, la renuncia de Dujovne no es más que la confirmación de un cambio de prioridades para el gobierno”.Ministro de economía argentino

“Dujovne era un acérrimo defensor de las metas monetarias y fiscales que se había propuesto el oficialismo. Él se había hecho responsable de cumplirlas ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la confianza que el organismo multilateral había puesto en nuestro país”, dijo Motyl.

Sin embargo, tras el resultado adverso del gobierno en las primarias del domingo 11 de agosto, “el miedo a una derrota en la primera vuelta que se hará el 27 de octubre, sin posibilidades de entrar a un eventual balotaje, primó sobre la razón”, consideró la especialista en Economía.

“Evidentemente, el gobierno, dadas las medidas anunciadas en la semana tras la derrota electoral, no tiene intención de cumplir con el equilibrio fiscal y monetario que se había propuesto este año. Esta decisión no va a hacer más que acelerar la inflación en el corto plazo”, advirtió la experta.

A través de una misiva, Dujovne presentó su dimisión al presidente Mauricio Macri y explicó que lo hacía porque el gobierno “necesita una renovación significativa en el área económica”.

Dujovne asumió la cartera de Hacienda en enero de 2017 y ahora será sustituido por el hasta ahora ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza.

El ministro renunciante “fue un buen funcionario para el modelo económico que había adoptado el oficialismo. Es decir, fue funcional a la visión del Gobierno, que escogió un plan gradualista basado en el endeudamiento”.

“Argentina posee un gran problema, que es el déficit fiscal y para ello tiene dos opciones, reducir el gasto público o financiarlo. El Gobierno decidió financiarlo con endeudamiento, lo que requiere de constante inyección de capitales. Como nuestro mercado de capitales es muy pequeño, el crédito se acaba rápido, por eso las tasas de interés son tan altas, y se recurre al mercado externo”, explicó la experta.

Motyl remarcó que “depender tanto del exterior deja al país en una situación de extrema vulnerabilidad. Cualquier shock exógeno impacta en Argentina, provoca que los capitales huyan del país hacia activos más seguros, lo que muestra que el modelo económico no estaba pensado para el largo plazo”.

“Durante la gestión de Dujovne no se hizo foco en reducir el gasto financiero, sino el gasto primario, pero sólo a través de la licuación de los salarios públicos. Definitivamente estaban errados en su visión y terminaron por actuar con parches. Dujovne no hizo más que pedirle al FMI que financie esos parches, por lo que no solucionó el problema sino que se lo aplazó lo mejor que se pudo”, a lo que se sumó el resultado adverso en las primarias, repasó la economista.

La renovación ministerial, dijo Motyl, evidencia “un cambio de rumbo en materia económica, pero hacia un camino errado. La renuncia de Dujovne no hace más que anunciar un cambio de políticas económicas más heterodoxas, basadas en el crecimiento vía incremento del consumo”, alertó la experta.

“Estas políticas funcionan por un tiempo, crean esa ilusión. Sin embargo, a la Argentina no le queda mucho margen de maniobra. Lo más sensato hubiese sido continuar con las metas monetarias y fiscales e intentar, desde la política, calmar a los mercados”, dijo la analista.

Para Motyl, “la volatilidad de las variables macroeconómicas van a estar en boca de todos en los próximos días nuevamente. Hoy en día, la política se sobrepuso a la economía. Cualquier intervención en esta última será condicionada por la primera”.

Durante su gestión en la cartera de Hacienda, Dujovne estuvo a cargo de la negociación del acuerdo “stand-by” con el FMI por 56.300 millones de dólares.

Tras la derrota del oficialismo en las primarias del 11 de agosto, Argentina enfrentó una semana de fuertes tensiones en el ámbito financiero que llevaron a un alza del dólar de más del 21 por ciento, a la caída de la bolsa doméstica y las acciones argentinas en Wall Street, y a un aumento del riesgo país que superó los 1.900 puntos básicos.

El Gobierno anunció durante la semana una batería de medidas económicas a fin de recuperar la iniciativa política y para tratar de llevar calma a los mercados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin