Para Abram, el Banco Central emite moneda de forma desmedida, y se desalienta el ahorro en pesos

Medios nacionales informaron que algunos Bancos privados de capital nacional ofrecerán unos $ 4.000 millones en préstamos personales a tasas del 45%, más de 20 puntos porcentuales por debajo del promedio del sistema, que está en el 68% anual. La iniciativa es resultado de una reunión celebrada entre la Cámara que agrupa a ese sector de entidades financieras, ADEBA, y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y sería una consecuencia de la caída de la tasa que impulsa la autoridad monetaria, para así reactivar el crédito para consumo que cae desde hace nueve meses consecutivos.elecciones 2017 argentina

En lo concerniente a este tema, el economista Aldo Abram, director Ejecutivo de la Fundación “Libertad y Progreso”, evaluó que aquellas entidades bancarias que forman parte de esta iniciativa podrán utilizar esta operatoria si apuntan a promover estas líneas de crédito entre “aquellos clientes que tienen mejor puntaje crediticio y menor riesgo de impago”. A su vez, alertó que las medidas implementadas por el BCRA derivan en una mayor depreciación del peso, que terminará afectando, en gran medida, a los sectores más vulnerables.

“El Banco Central viene manteniendo una estrategia consistente en bajar la tasa de interés a como dé lugar. Al mismo tiempo, viene emitiendo pesos a un ritmo fenomenal, para así bajar la tasa de referencia, porque para ello el BCRA tiene que cancelar la deuda remunerada que emite la entidad, incluyendo las Letras de Liquidez. La única manera de cancelar esos compromisos es emitiendo moneda. La realidad es que hoy esa emisión de pesos se encuentra con una demanda de billetes nacionales en baja”, comentó.

“Por ello, el Central está ingresando más pesos al mercado en un momento en el cual la moneda nacional se está depreciando, a través de las cotizaciones del dólar en los ‘mercados paralelos’, donde los valores suben porque no son fijados de manera artificial por el Banco Central, y donde se refleja el precio real de la moneda nacional”, explicó Abram a La Mañana.

Para el profesional, este contexto derivará en un aumento en los costos de los servicios, en el mediano plazo. “El peso vale cada vez menos. Hacia adelante, las perspectivas de inflación no son buenas”, acotó.

“Aquella persona que ahorra en pesos va a perder plata. Se le pide a la ciudadanía que se ‘pesifique’ y que ahorre en pesos en nuestro sistema bancario, mientras las tasas que se abonan por los plazos fijos en pesos son negativas, porque están por debajo de los niveles de inflación. Esta ‘distorsión’ hace que el ahorrista pierda plata. Se está ‘matando’ el ahorro en pesos; y no hay incentivo para depositar el dinero en los Bancos, por lo cual se redujo el crédito en la Argentina. Y todo país que no tiene crédito, porque su sistema financiero no crece, no puede desarrollarse”, alertó.

“Con la emisión de moneda, se le quita poder adquisitivo a las personas de menores recursos, por medio de la depreciación del peso y la inflación, y se les otorga mayor capacidad de compra a aquellas personas que tendrán la suerte de obtener un crédito barato a través de algún Banco privado, y que podrán consumir más. Quienes más pagan el ‘impuesto inflacionario’ con respecto a su patrimonio son los más pobres. Se le sacará al más pobre para darle más dinero a quienes no son las personas más necesitadas. Por ello, se les quitará a los pobres para darles a quienes tienen dinero”, subrayó Aldo Abram.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

ULTÍMOS ARTÍCULOS

ArticulosRelacionados

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES