Un sindicato de padres

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ph.D. en Economía en la Universidad de Chicago. Rector de la Universidad del CEMA. Miembro de la Academia Nacional de Educación. Consejero Académico de Libertad y Progreso.

ÁMBITO FINANCIERO – El lunes pasado, en una entrevista realizada por Ámbito Financiero a la ministra de Educación porteña, frente a la pregunta si es posible garantizar el comienzo de clases el próximo 2 de marzo, Soledad Acuña respondió que: “nosotros tenemos una postura muy clara que es que las clases empiezan de acuerdo a lo que la Ley nacional indica en término de cantidad de días que son 180 de piso y empiezan cuando el Consejo Federal resuelve cuales son las fechas de inicio de clase y la fecha es el 2 de marzo. Si hay sindicatos que toman una medida política de fuerza es otra cosa, pero las clases comienzan el 2 de marzo porque tenemos que garantizar los días de clases”.

Comienzo de clases, negociación paritaria y posibilidad de paros docentes, una rutina que, frente a su habitualidad, la sociedad se ha desensibilizado. ¿Cómo no recordar los largos paros durante las gestiones de Daniel Scioli y María Eugenia Vidal en la Provincia de Buenos Aires? Es claro que muchos padres están tan aletargados que no perciben el daño que están sufriendo sus hijos al no poder asistir regularmente a la escuela. De lo contrario, ¿cómo es posible que en un país en el cual los paros docentes y las manifestaciones son cosas de todos los días, nunca hayamos asistido a una gran marcha de padres defendiendo el derecho de sus hijos a tener clases?Los padres y la educación argentina

ULTÍMOS ARTÍCULOS

ArticulosRelacionados

INSTITUCIONAL