“El impuesto a la riqueza no resuelve una gestión ineficiente”

Economista Jefe en

Lic. en Administración de Empresas. Magister en Economía Aplicada de la UCA. Doctorando en Economía en la UCA.

URGENTE 24 – La fundación Libertad y Progreso demostró que “la Argentina continúa acumulando años de déficit fiscal a pesar de tener más de 165 impuestos”. Entre el 2003-2019 el gasto público se incrementó un 387% al pasar de US$36.442 millones a US$177.621 millones. En tanto, el PBI per cápita en el mismo lapso arrojó un promedio de US$9.747 millones y en el 2019 ubicándose en torno a los US$8.617 millones. El trabajo remarca que “la solución para salir de la decadencia no pasa por cobrar más impuestos, sino por reducir el gasto público”.

Fundación, Impuestos, gastos

La Fundación Libertad y Progreso mostró que el impuesto a la riqueza no resuelve una gestión ineficienteContenido

De acuerdo con el informe que elaboró la Fundación Libertad y Progreso Entre el 2003-2019 el gasto público se incrementó un 387% al pasar de US$36.442 millones a US$177.621 millones. En tanto, el PBI per cápita en el mismo lapso arrojó un promedio de US$9.747 millones y en el 2019 ubicándose en torno a los US$8.617 millones.

En este tiempo, la Argentina se caracterizó por hacer siempre lo mismo: incrementar el gasto público (medido en dólares). Y el resultado no fue el adecuado ya que el PBI per cápita (también medido en dólares) no acompañó el destino alcista del gasto público.

El economista jefe en la organización, Iván Cachanosky, advirtió que “ante la delicada situación fiscal de Argentina, el gobierno de turno opta una vez más por incrementar los impuestos. En esta ocasión, el debate se centra en el impuesto a las grandes fortunas. Nuevamente, el foco se encuentra lejos de una reducción creíble y sana del gasto público”.

Sólo en el lapso 2003-2008 podría haberse especulado con una leve mejoría, que en realidad respondía más a un boom en el precio de los commodities que a virtudes propias. Luego, a partir del 2009, el PBI per cápita de Argentina no hizo más que estancarse. La solución para salir de la decadencia no pasa por cobrar más impuestos, sino por reducir el gasto público.

La devaluación del 2019 agravó aún más la situación generando una corrección con consecuencias sociales y macroeconómicas. Argentina tiene impuestos más elevados que el de algunos países desarrollados pero los servicios que brinda es de un país sub-desarrollado.

El economista señala que “no se trata de redistribuir la riqueza, sino de que las personas (especialmente las que se encuentran en situación de vulnerabilidad) puedan crear riqueza”. Luego agrega: “para que esto ocurra, Argentina debe plantearse con madurez como encarar las reformas estructurales pendientes que permitan reducir tanto el gasto público como la presión tributaria que generen incentivos para proyectar”.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultímos Artículos

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES