Vuelve a subir el dólar blue y se agitan las aguas del mercado: ¿prólogo de un verano agitado?

IPROFESIONAL – El mercado se encaminaba a cerrar el 2020 con un clima cambiario tranquilo, lejos de aquellas jornadas marcadas por el nerviosismo que atravesó la Argentina a finales de octubre, donde el dólar blue llegó a $195y generó incertidumbres alrededor del debilitado peso.

En paralelo, ayudado por la cuestión estacional, la entidad que conduce Miguel Pesce logró recomponer, al menos en parte, sus arcas. Tras el piso del 1° de diciembre, cuando tocaron el mínimo de u$s38.619 millones -el menor nivel en 4 años-, las reservas cerraron el miércoles en u$s39.216 millones. Así, sumaron u$597 millones en el mes.

La recomposición de reservas tuvo que ver con la compra de unos u$s400 millones que pudo hacer el BCRA en el mercado cambiario y con otros u$s344 millones que sumaron a las reservas por revaluación de activos en la cartera del organismo. 

Todo esto, hacía presagiar un fin de año bastante más tranquilo de lo imaginado previamente. Sin embargo, en la previa a la llegada de la Navidad, el blue subió $7 y escaló en la semana acortada por los feriados $9, suma que llevó su cotización a $159.

Y este arranque de semana, subió otros $5, para ubicarse en un nivel de $164 para la venta. Es decir que en dos jornadas subió 12 pesos.El precio del dólar en el mercado informal saltó $5 y se ubica en los $164. Ya acumula una suba de $12 en dos ruedas

¿Qué viene, según expertos? 

El doctor en economía Agustín Monteverde, en diálogo con este medio, advirtió que “en realidad lo que estamos viviendo es una ficción cambiaria” y argumentó que el mercado seguiría desequilibrado si el Gobierno no se hubiera endeudado para hacer bajar los tipos de cambio.

Además el especialista puso en manos de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el futuro de la economía del país: “Si esto no llega en marzo, probablemente vamos a estar frente a una nueva crisis monetaria, mayor a la anterior”.

Consultado por iProfesional el economista Aldo Abram explicó que, más allá del súbito incremento del blue, la tranquilidad que está experimentando el mercado se debe a varios factores: uno de ellos es que el Gobierno, y particularmente el ministro Martín Guzmán, “empezó a demostrar una imagen de racionalidad económica”, junto con medidas para revertir el “súper cepo”.

Y la otra gran causa que influye, detalló el especialista, es la época del año, donde aumenta la demanda de pesos para pagar el medio aguinaldo, comprar regalos para las Fiestas y hasta para solventar las vacaciones.

Sin embargo, advirtió que “esto se puede revertir con mucha fuerza entre febrero marzo si en ese momento el Central no logra manejar los pesos que van a empezar a sobrar porque la gente los va a dejar de demandar”, advirtió Abram.

Monteverde coincidió con su colega en señalar que “estamos en el momento de mayor demanda de dinero del año. Ahora todos esos pesos que están recibiendo las compañías para pagar sueldos y aguinaldos, se van a volcar al mercado y esa inyección de oferta monetaria va a llegar con la caída de la demanda de dinero y febrero va a ser un mes picante”.

Nicolás Pertierra, economista del CESO, concuerda con sus colegas al citar al aumento estacional de la petición de pesos como uno de los factores que influyó para la poca movilidad en las cotizaciones de los diferentes dólares. 

Sin embargo, la suba repentina del paralelo podría indicar que ese efecto podría quedar ya neutralizado. 

“Las presiones dolarizadoras van a seguir estando, no desaparecen. El tema es administrarlas para que no haya saltos bruscos o una corrida, porque siguen habiendo fondos que estaban en pesos y van a querer seguir saliendo a dólares”, advirtió.

Por su parte Joel Lupieri, de la consultora EPyCA, en un contexto en el que el blue viene despertando, advierte que esta relativa tranquilidad “puede ser transitoria” y pone el foco de atención, al igual que Monteverde, en las negociaciones del Gobierno con el FMI.

“Si el Fondo da sugerencias para que se modifique la política de administrar el tipo de cambio, entonces veremos un incremento del nerviosismo en los operadores”, explicó el experto, y agregó que si bien la administración de Alberto Fernández está haciendo todo lo posible para transitar las Fiestas en calma, “con esa premisa parece estar dilatando cualquier definición con el fondo y sus emisarios. Será una pulseada entre el Gobierno que sabe el peligro de impulsar una devaluación brusca, y la necesidad de aliviar un poco la intervención oficial sobre el mercado”.

Walter Morales, presidente de la consultora de economía y finanzas Wise, también es de los que advierte que esta relativa calma (con un blue subiendo y las cotizaciones bursátiles bastante estables) es “temporal” porque “es imposible que el dólar se mantenga inmutable con inflación arriba de 3% mensual. En algún momento el dólar ajusta”.

“Hasta que no se ordenen las cuentas públicas, se incrementen las reservas y se desacelere la suba de los precios minoristas, no podemos pensar en un dólar tranquilo”, completó.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultímos Artículos

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES