Dólar: volvió la tensión por compras de ahorristas y mayores importaciones

LOS ANDES – Después del traspié del segundo trimestre, la economía de la Argentina volvió a dar señales de recuperación en julio y el incremento de importaciones de insumos y bienes de capital y de consumo generó una mayor tensión sobre el mercado cambiario, en paralelo también a un incremento de la incertidumbre por la campaña electoral y por un eventual recrudecimiento de la pandemia ante la propagación de la variante Delta del coronavirus.

Las reservas internacionales del Banco Central cerraron julio en 42.582 millones de dólares. En el mes subieron solo 145 millones, a pesar de que la autoridad monetaria compró más de 800 millones. Aunque, en la última semana, tuvo que vender 310 millones porque la liquidación de agrodólares no alcanzó para cubrir la demanda privada.

Gustavo Quintana, de PR Operaciones de Cambio, señaló que la demanda para el pago de importaciones de bienes de capital, de bienes intermedios y de energía superó esta semana los registros de los primeros seis meses del año, activando en julio la asistencia oficial para atender los requerimientos de divisas.

Fernando Marull, socio de la consultora FMyA, precisó que las agroexportadoras liquidaron en julio 3.515 millones de dólares, un nivel récord, e indicó que el ingreso de divisas de este sector crece a un ritmo del 70% anual. Desde la sociedad bursátil Balanz Capital indicaron que las reservas se están viendo afectadas por las ventas al sector privado, pero también por los desembolsos para el pago de deuda a organismos internacionales. Esta semana se pagó 230 millones de dólares al Club de París y la semana que viene habrá que pagar 345 millones al FMI.

A lo largo de julio, el Gobierno ha intervenido fuertemente también en el mercado bursátil para contener los tipos de cambio alternativos e incluso aumentó restricciones para algunas operaciones. Solo por ese avance oficial, el contado con liquidación cerró el mes en 168,85 pesos, con un alza del 1,8%; y el MEP subió 2,8%, hasta los 168,19 pesos.

En el Mercado Abierto Electrónico (MAE), el tipo de cambio mayorista se ubicó en 96,60 pesos, por lo que subió 1% en julio, con lo que acumuló un alza del 14,9% desde que se inició el año. Aquí también se vienen observando volúmenes crecientes de operaciones y una “intensa actividad oficial” para domar los precios, indicó Quintana.

Cotización del dólar.
COTIZACIÓN DEL DÓLAR. RAMRIRO PEREYRA | LA VOZ

En los bancos, el precio minorista promedio del dólar se ubicó en los 102,06 pesos, por lo que subió 0,8% en el mes, el incremento más chico en lo que va del año. El solidario se posicionó en los 168,40 pesos.

Donde mayor volatilidad hubo fue en el mercado informal: el “blue” subió en julio 12,50 pesos (7,4%) y alcanzó los 180,50 pesos. Esta suba respondió a que, a medida que van impactando las paritarias en los salarios, cada vez son más los ahorristas que compran divisas como resguardo por la pérdida de valor del peso.

Incluso, un relevamiento del Banco Central precisó este viernes que en junio fueron 443.000 individuos los que compraron “dólar ahorro”, un 45,7% más en comparación con los 304.000 que habían adquirido divisas para atesorar durante mayo. Esta fue la primera suba mensual desde agosto de 2020, dado que en septiembre de ese año se había ajustado el cepo.

Según el análisis del economista Aldo Abram, de la Fundación Libertad y Progreso, la volatilidad cambiaria será una constante hasta que pasen las elecciones, aunque no se prevé una corrida cambiaria contra el peso dado que el Gobierno tiene herramientas para contenerla. Recién en 2022 se generaría un reacomodamiento del tipo de cambio.

Abram señaló que los argentinos se siguen sacando de encima los pesos porque saben que va a perder valor, como viene ocurriendo desde hace 20 años. “Eso se está viendo reflejado en los valores de los dólares libres, que lo hemos venido viendo en las últimas semanas. Estos valores altos del dólar se ven también reflejados en la inflación”, expresó.

Por otro lado, indicó Balanza Capital, en la semana sobresalieron los datos publicados por la Universidad Di Tella, donde la confianza del consumidor mejoró y volvió a niveles de febrero pasado mientras que la expectativa de inflación para los próximos doce meses bajó por primera vez desde noviembre del año pasado, aunque aún están en 49,1%.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES