Jubilación anticipada para quienes tengan 30 años de aportes y estén desempleados

Director General en

Economista especializado en Desarrollo Económico, Marketing Estratégico y Mercados Internacionales. Profesor en la Universidad de Belgrano. Miembro de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) y Miembro del Instituto de Ética y Economía Política de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. 

EL ECONOMISTA – Cómo parte de los anuncios con los que busca revertir el mal resultado de las PASO, el Gobierno anunció ayer la implementación de un plan de jubilaciones anticipadas para personas desocupadas que cuentan con los 30 años de aportes requeridos por ley, pero que todavía les faltan cinco años o menos para poder retirarse.

La presentación tuvo lugar en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada y estuvo a cargo del jefe de Gabinete, Juan Manzur, y la directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta. Durante el acto se entregaron también las resoluciones de las primeras beneficiarias del Programa de Reconocimiento de Aportes por Tareas de Cuidados.

“Se trata de un acto de justicia, de saldar una deuda que tenía Argentina”, dijo Manzur al presentar la iniciativa en el Museo del Bicentenario, junto a los ministros de Trabajo, Claudio Moroni e Interior, Eduardo “Wado” de Pedro. El ministro coordinador también destacó la labor de Raverta y el compromiso de un “equipo de trabajo que piensa en cerrar brechas, generar oportunidad y también en saldar deudas”.

Según se informó oficialmente, la jubilación anticipada alcanzará a varones de entre 60 y 64 años y mujeres entre 55 y 59 años, a quienes se les garantizará la cobertura social (Pami) y el 80% del haber que le corresponda mientras se llega a la edad dispuesta por la ley. Una vez alcanzada la edad jubilatoria requerida (60 años las mujeres y 65 años los varones), estas personas pasarán a percibir el 100% del haber de forma automática.

Con esta medida, la Anses prevé que entre 20.000 y 30.000 ciudadanos podrán jubilarse en 2021, con un haber promedio de $50.000. En base a la proyección realizada por el organismo, el 85% de los beneficiarios son varones que se desempeñaron, mayormente, como trabajadores industriales. Cabe aclarar que ese rubro fue el que más perdió empleo durante los últimos años.

Al respecto, Raverta señaló que se trata de una medida que apunta a quienes “tienen 30 años de aporte, que no le deben nada al Estado y han aportado, pero les falta la edad” y que hoy (por ayer), “a partir de la firma de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), van a tener la posibilidad de jubilarse”.

De acuerdo con estadísticas de la Anses, en marzo pasado, Argentina contaba con 5.159.630 jubilados y 1.666.655 pensionados, lo que arroja un total de 6.826.285 de beneficiarios del Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa), establecido por la Ley Nº 26.425 y administrado por la Anses.

Tareas de cuidado

Los detalles de la jubilación anticipada se brindaron en el marco de la entrega de las primeras jubilaciones por Reconocimiento de Aportes de Tareas de Cuidado a madres de todo el país. Con dicha medida, las mujeres podrán sumar de uno a tres años de servicios computables para su jubilación por cada hijo.

La normativa fue implementada por el Gobierno nacional a través de un decreto y, según las primeras estimaciones de Anses, permitiría a unas 155.000 mujeres acceder a la jubilación. De hecho, el acto en sí fue escenario para que un grupo de mujeres que habían dedicado buena parte de su vida a tareas de cuidado, recibieran simbólicamente de mano de los funcionarios las resoluciones de sus jubilaciones.

En la actualidad, son más de 80.000 las mujeres que iniciaron su jubilación con esta política que, según se expresó oficialmente “visibiliza y repara una desigualdad histórica y estructural” en la distribución de las tareas de cuidado, “reconociendo y valorando el tiempo que destinaron y destinan a la crianza de sus hijos”.

Visiones

“Con esta medida el Gobierno le da una respuesta a una situación muy difícil ante un mercado laboral que no crea empleo registrado y mucho menos a personas mayores de 55 años”, comentó el economista en jefe de Analytica, Claudio Caprarulo. El economista también afirmó que, fiscalmente, la jubilación anticipada no sería un gran problema.

“De todas formas, el incremento del gasto que se viene dando luego de las PASO no es una buena señal para un Gobierno que tiene pendiente un acuerdo pendiente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que seguro vendrá aparejado de una reducción en el déficit fiscal”, finalizó Caprarulo.

Por otro lado, desde la Fundación Libertad y Progreso (Lyp) mostraron su desacuerdo con una mayor inclusión en el universo previsional. “El problema es que la Anses está quebrada y debe ser asistida por el Tesoro Nacional, que también está quebrado y debe ser financiado con emisión, es un disparate lo que están haciendo”, dijo Agustín Etchebarne, director ejecutivo de LyP.

En cambio, el economista propuso igualar la edad jubilatoria de las mujeres y los hombres para darle alivio al sistema previsional. “También habría que revisar un montón de sistemas de privilegio, es decir, lo contrario a lo que se está haciendo”, concluyó Etchebarne.

Para el secretario general de Anses, Santiago Fraschina, la jubilación anticipada es una medida “muy importante” porque es una ayuda para quienes son jóvenes para jubilarse, pero grandes para conseguir un empleo. “Esta política también se aplicó entre 2005 y 2007 con Néstor Kirchner. Ahora, casi el 53% de quienes se van a jubilar perdieron su empleo entre 2016 y 2019 por eso es importante dar una respuesta para que este universo pueda tener un ingreso y una obra social”, expresó.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultímos Artículos

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES