Para los analistas el papelón del presupuesto es un mal paso en la negociación con el FMI

Aldo Abram
Director Ejecutivo en

CLARÍN – La negativa de Diputados a aprobar el presupuesto tras la provocación de Máximo Kirchner recibió críticas de varios economistas, que advierten que esto aleja las chances de avanzar en un acuerdo rápido con el Fondo Monetario.

“No me sorprendería que el Gobierno usara el rechazo del Presupuesto para justificar la demora en la negociación con el FMI (cuando la demora surge de que el Gobierno se resiste a presentar un presupuesto consistente con esa negociación)”, planteó el economista Eduardo Levy Yeyati, a través de Twitter.

“Tal vez ésa fue la idea desde el comienzo: forzar el rechazo del presupuesto, extender por decreto el anterior y seguir improvisando sin plan. Mal comienzo de la negociación con el FMI, que pide que la carta de intención sea aprobada en el Congreso. Y malo para el país en crisis”, puntualizó.

Para Aldo Abram, de la Fundación Libertad y Progreso, “esto juega en contra de la negociación con el Fondo, pero no es determinante”. El economista criticó la decisión del Gobierno de postergar la discusión hasta después de las elecciones y sostuvo que “bordea lo inconstitucional y es de una irresponsabilidad insólita”.

“No creo que el Fondo exija un Presupuesto, pero si es probable que exija un aval a las pautas plurianuales con las que va a negociar el Gobierno. Para el Fondo lo más importante va a ser lograr el aval del Congreso al acuerdo que se firme“, reforzó Abram. 

Para Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, lo que vuelve a demostrar el affaire del Presupuesto es que “el principal obstáculo que el Gobierno tiene para acordar con los acreedores es la oposición interna de la propia coalición oficialista”.

“El Fondo no es que necesite un presupuesto, pero siempre va a preferir la situación más formal posible. Sin presupuesto se puede funcionar como ocurrió en 2011 y 2020. No es una imposibilidad. Las definiciones de política económica al Fondo se las das en la carta de intención”, apuntó Caamaño.

“Este Presupuesto había quedado totalmente desactualizado, era laxo. Si bien se puede avanzar en un acuerdo aún sin contar con un Presupuesto, está claro que con un Presupuesto aprobado por el Congreso iría mucho mejor”.

Jorge Vasconcelos, del IERAL, opinó que ahora “el gobierno va a tener que trabajar por el lado del gasto si es que aspira a cerrar el acuerdo con el FMI”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin