¿Misión imposible?: qué chances tiene el BCRA de cumplir con la exigencia del FMI y acumular u$s4.000 M

Foto Natalia Motyl
Natalia Motyl
Analista económico en

Licenciada en Economía (UBA). Analista económico de Libertad y Progreso.

IPROFESIONAL – El ministro de Economía Martín Guzmán reveló en su exposición ante gobernadores sobre la marcha de las negociaciones con el FMI algo que los analistas ya habían anticipado y es que el organismo internacional iba a exigir como parte de un acuerdo una meta de acumulación de reservas. Es que 2021 cerró con un nivel crítico de reservas netas -entre u$s2.400 y u$s 4.000 millones según los cálculos privados- que es insuficiente para cubrir los vencimientos de deuda del primer trimestre que suman más de u$s5.200 millones, por lo que ese colchón se agotaría para marzo.

Fue una de las pocas precisiones con número que brindó Guzmán en el encuentro.

“Hay un punto de entendimiento: FMI y Argentina están en la misma página. Entendemos que es importante que haya un crecimiento de las reservas nacionales que nos permitirá construir una estabilidad económica duradera”, destacó.

En ese marco, el ministro indicó que el sendero es que las reservas crezcan en un rango de “entre u$S 3.000 y u$s 4.000 millones por año”, aunque no especificó cómo se lograría.

Para los analistas consultados por iProfesional engrosar las reservas en 2022 en ese monto es una meta “ambiciosa” en un escenario externo que será más desfavorable que el de 2021 cuando hubo un boom en el precio de las materias primas que impulsó una suba de 40% de las exportaciones, que son la fuente genuina de ingreso de divisas.

A su vez, Federico Broggi, analista de research, de Invertir en Bolsa (IEB) explicó que aunque la meta es anual, el FMI “pone pautas trimestrales, pero se sabe que Argentina tiene cierta estacionalidad para la acumulación de reservas muy ligada a los momentos de cosecha, el último trimestre se complica juntar porque a partir de septiembre hay menos liquidaciones del agro, entonces no creo que el organismo exija que sean u$s1.000 millones cada trimestre, hay que ver cómo se instrumenta”.Guzmán diice que hay acuerdo con el FMI en que reservas deben crecer, pero algunos analistas no lo ven posibleGuzmán diice que hay acuerdo con el FMI en que reservas deben crecer, pero algunos analistas no lo ven posible

¿Puede cumplirse ese objetivo?

Para algunos economistas es “factible” lograr esa meta pero solo bajo ciertas condiciones indispensables. Otros analistas creen que no podrá alcanzarse ese número.

Sobre la posibilidad de lograr la meta de entre u$s 3.000 y u$S4.000 millones, el director de Análisis Macroeconómico de Equilibra, Lorenzo Sigaut Gravina, evaluó que “para 2022 lo veo muy ambicioso”.

“En 2021 hubo contexto externo a favor y el BCRA no acumuló reservas brutas ni netas. En 2022 el escenario internacional luce más complejo; la Reserva Federal va a subir la tasa de interés y ya está cortando la liquidez, China y Brasil, nuestros principales socios comerciales, van a crecer poco, por lo que será difícil exportar más, y hay una sequía que empieza a ser preocupante para la cosecha gruesa”, describió.

A su criterio, “en ese escenario acumular esa cifra no lo veo, porque tendría que pasar algo que no quiere Guzmán y es que no haya crecimiento”.

“Si no hay crecimiento, las importaciones no crecen y con las exportaciones más o menos de 2021 podes llegar a pensar en acumular algo digno de divisas. Pero si queres crecer al 4% y acumular u$s 3.000 millones tiene que haber una revolución de las exportaciones o un ingreso de capitales masivo que no creo porque el acuerdo con el FMI no va a generar confianza, a lo sumo va minimizar la desconfianza. Asi que probablemente 2022 sea un año en el que el objetivo de acumulación de reservas sea mucho menor”, razonó.

De igual diagnóstico, Martín Polo, jefe de Estrategia de Cohen Aliados, juzgó que “no es posible que el BCRA logre acumular reservas en un contexto de cepo cambiario tan profundo” y concordó en que en “2021 tuvimos un shock de términos de intercambio muy favorable que permitió que las exportaciones tengan fuerte incremento, tuvimos los ingresos por los DEGs del FMI y sin embargo las reservas terminaron igual a las de 2021”.

“Lo que el ministro no dijo es a qué costo se puede hacer eso” reprochó Polo al advertir que se puede “juntar” esas reservas “con una economía que este cayendo, y Guzmán dijo lo contrario, que quieren crecer”.

El economista aclaró que “salvo que la soja se vaya a u$s 800, haya una super cosecha, que Brasil crezca al 10%, ahí se puede pilotear”, sino “es poco probable que con una brecha superior al 100%, más cepo cambiario puedas acumular reservas”.

En sintonía, Emiliano Anselmi, líder del equipo macro de PPI opinó que “es inimaginable que logren comprar u$s3.000.u$s4.000 millones con una brecha tan grande, en 2021 quedaron en cero con brecha que arrancó en 70% y terminó en 100%”.

Para el analista, “la única forma de que suban” a ese valor es que este año bajen el déficit a 2,5% del PBI como pide el FMI, y que tracen un sendero de reducción a 0 en 2024/2025 y eso redundará en mucho menos financiamiento monetario en 2022, lo que descomprimiría la brecha por expectativas”.

Con igual mirada, Broggi fundamentó que “esta meta de acumulación de reservas no es compatible con el sendero fiscal de Guzmán, con el déficit propuesto no parece producible este objetivo de u$s3000-u$s 4000, millones, es más una expresión de deseo”

“Si tenes un déficit fiscal muy elevado, hay que emitir más, debilitas tu moneda, y eso aumenta la brecha y hace más difícil obtener divisas y acumular reservas”, alegó.

Para Diego Martínez Burzaco, jefe de estrategia de Inviú, será “difícil cumplir ese objetivo dado que la única fuente de ingresos en Argentina son las exportaciones, hay superávit comercial pero a costa de limitar mucho las importaciones y eso tiene un condicionante muy grande sobre el crecimiento futuro, por lo tanto no veo que pueda darse genuinamente el ingreso de dólares, salvo algún desembolso de algún organismo multilateral o una nueva emisión de DEGs”.

En la misma tónica, Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso vaticinó que esa meta “es bastante complicada” porque en “2022 van a entrar menos dólares por la sequía que se observa en la zona núcleo, los precios de las commodities tenderán a estabilizarse a partir del del primer semestre porque hay una menor liquidez a nivel mundial respecto a 2021, así que del frente externo entrarán menos divisas lo que hará más difícil acumular reservas”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin