Plan libertario, a lo Milei: ¿se puede “dinamitar” el Banco Central y hacer de Bitcoin una moneda de curso legal?

Aldo Abram
Director Ejecutivo at

IPROUP – l economista y diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Javier Milei, basó su campaña para las legislativas del año pasado en un concepto “explosivo”: volar por los aires el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

“Los argentinos ya elegimos una moneda, que es el dólar. Entonces el BCRA puede redimir toda su deuda contra sus activos y lo podés eliminar”, explicó al brindar detalles de su ambicioso plan. Sin duda, estas declaraciones, que reiteró en las entrevistas que brindó en su raid mediático antes de los comicios y en sus presentaciones por los cien barrios porteños, no pasaron desapercibidas.

Cuando hablo de quemar el Banco Central no es una metáfora, lo quiero dinamitar, pero esto es literal. Es decir, hacerlo implosionar y que queden todos los escombros, para que apenas queden en pie el recuerdo y el daño que nos ha causado“, manifestó el ahora integrante de la Cámara Baja.

Además, el libertario justificó su postura al insistir en que “el daño que causó hizo que en lugar de EE.UU. seamos el país miserable que somos, camino a ser la villa miseria más grande del mundo”. 

Por cierto, la idea de Milei no es nueva: en la región Ecuador, Panamá y El Salvador también adoptaron a la divisa estadounidense como moneda de curso legal, pero sin el empleo de explosivos.

En el caso de la nación salvadoreña, su presidente, Nayib Bukele, logró que su proyecto para darle a Bitcoin ese estatus fuera aprobado a mediados del año pasado e implementado en septiembre.

En lo que concierne a la Argentina y remontándose al pasado, la Ley de Convertibilidad aprobada en 1991 declaró que la moneda nacional sería convertible al dólar y fijaba el tipo de cambio. La legislación establecía que “en todo momento, las reservas de libre disponibilidad en oro y divisas extranjeras serán equivalentes, por lo menos, el ciento por ciento de la base monetaria“.

De esta manera, el BCRA solamente podía emitir moneda doméstica contra dólares y debía suministrar la divisa estadounidense a la paridad establecida. La Ley estuvo vigente durante casi 11 años, hasta su abrupta derogación el 6 de enero de 2002 tras la crisis que explotó el año anterior y derivó en un estallido institucional con cinco presidentes en once días.

¿Es posible la idea de Milei (sin explosivos, claro)?

El diputado respaldó su idea en la nula y baja inflación que registran Panamá y Ecuador, países que están dolarizados.

En diálogo con iProUP, el economista Iván Carrino indica que adoptar el dólar o dejar que la gente elija la moneda con la que quiere operar, “es una medida que eliminaría la inflación“. Y menciona uno de los ejemplos aportados por Milei (Ecuador). Remarca que para este país, a diferencia de Argentina, “es más costoso abandonar la dolarización que una regla como la convertibilidad“.

En diálogo con iProUP, el economista Aldo Abram coincide con su colega en que esta decisión acabaría con el incremento incesante de los precios y garantizaría estabilidad monetaria: “Una vez que la gente tiene una moneda estable y confiable en su bolsillo, se debería tener un poder dictatorial y policial fenomenal para hacérsela cambiar por otra que no sea confiable”, subraya.

Abram hace una aclaración importante: “La dolarización solamente garantiza estabilidad monetaria, que es indispensable, pero de ninguna manera asegura que te vuelvas un país desarrollado“.Según los expertos, la dolarización ofrecería mayor estabilidad y la posibilidad de ahorro, entre otras mejoras de la economíaSegún los expertos, la dolarización ofrecería mayor estabilidad y la posibilidad de ahorro, entre otras mejoras de la economía

“En todo caso generará la posibilidad de ahorrar y contar con mayor previsibilidad, lo que dinamiza el crédito. Ayudaría a estar en un nivel superior de bienestar económico, crecimiento y progreso. Pero también se debe mejorar la calidad institucional para optimizar la calidad de vida de la gente”, advierte el especialista.

El economista Agustín Monteverde se suma a lo manifestado por su colega y agrega a iProUP que para dar el salto a otro nivel,  Argentina debe llevar a cabo un cambio profundo, que no parece que vaya a ocurrir: las reformas de fondo requeridas, como desmontar el monumental aparato estatal“.

Para Monteverde, el principal problema es el abultado gasto de un Estado que hace todo lo que nadie le pidió y no hace absolutamente nada de lo que sí es necesario“. Por tal motivo, aboga por desmontar todas las regulaciones, para que no sobrevengan crisis más severas que terminen en confiscaciones.

SEGUIR LEYENDO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin