En la gestión de Alberto el dólar blue sube el doble que el oficial y 38 puntos más que la inflación

Diego Piccardo

Analista Económico en Libertad y Progreso.

CLARÍN – Desde que arrancó la gestión de Alberto Fernández, el dólar blue aumentó 188%, contra una suba del 91,9% del dólar oficial y del 138,5% de la inflación.

De este modo, el informal prácticamente duplicó al mayorista y subió 38 puntos más que la inflación, según los datos de la Fundación Libertad y Progreso.

Detrás de esta desfasaje está la decisión del gobierno de intentar usar al dólar oficial como ancla inflacionaria. Las intervenciones del Banco Central en el mercado de cambios hicieron que el tipo de cambio oficial subiese muy por debajo de la inflación. La estrategia no resultó: en estos 27 meses de gobierno, los precios aumentaron 50% más que el dólar oficial.

mayorista-blue-inflacion

Pisar al dólar oficial no fue gratis. Por un lado potenció la brecha cambiaria con el informal, que hoy roza el 73%, pero llegó a estar por arriba de 100%. Y por otro lado consumió buena parte de las reservas. 

Las reservas propias del Central cayeron desde US$ 13.259 millones en diciembre del 2019 a US$ 76 millones en marzo de este año, previo a la llegada de los desembolsos del FMI, señala este estudio. El compromiso con el Fondo Monetario es aumentar las reservas en US$ 5.800 millones este año.

La consultora LCG apunta que las reservas netas se incrementaron US$ 4.000 millones entre enero y marzo. “Como se descontaba, buena parte de esa recuperación obedeció al desembolso de fondos netos por parte del FMI (US$ 6.700 millones); sin este aporte, las reservas netas habrían reflejado una caída de US$ 2.700 millones“.

Los economistas sostienen que esta política no es sostenible en el tiempo. “La autoridad monetaria endureció el cepo cambiario y utilizó las reservas internacionales para mantener un tipo de cambio artificialmente bajo”, sostienen desde la Fundación Libertad y Progreso.

Si bien en lo que va de este año el BCRA ha acelerado el ritmo de ajuste, el tipo de cambio oficial aún sigue por detrás de los precios. En el segundo semestre del año pasado la devaluación promedió un 1,1% mensual, mientras que desde enero se aumentó el ritmo hasta alcanzar un 3% mensual en marzo.

Diego Piccardo, economista de la Fundación Libertad y Progreso, señala que “no hay margen para seguir apreciando artificialmente al tipo de cambio, ya que el colchón que había para hacerlo se esfumó en el “plan platita” electoral del 2021. Ahora llegó la hora de pagar la fiesta con una aceleración en el ritmo del crawling peg que emparde, aunque sea, la tasa de inflación“.

Para Piccardo, “lo crítico de la situación es que este acomodamiento gradual del dólar se da en simultáneo con otros ajustes de precios regulados como son las tarifas, combustibles, y precios congelados que se mantuvieron pisados en el segundo semestre del año anterior”.

Además, el economista agrega que “la situación política tampoco ayuda. El ministro Martín Guzmán no tiene apoyo político de su partido para encarar un ajuste fiscal con credibilidad.Teniendo en cuenta que para cumplir con la meta fiscal del FMI es necesario (no suficiente) un ajuste de tarifas, el panorama luce desalentador en cuánto al cumplimiento de la meta”.

Otro de los datos preocupantes es que hasta ahora el Central no ha logrado aprovechar las liquidaciones récord del campo. Con datos hasta marzo, las liquidaciones de CIARA, la cámara de la industria aceitera, superan en 17% las del primer trimestre del año pasado, y en más de 50% las de los últimos 7 años. Ya alcanzan a más de US$ 10.000 millones.

Aun así, esto no se tradujo, al menos hasta ahora, en una mejora en la cuenta de reservas. En lo que va del año el BCRA compró apenas US$ 160 millones (vs US$ 3.655 millones en los mismos días de 2021).

“Queda la duda de si el mayor deslizamiento del tipo de cambio que empezó a convalidar el BCRA es todavía insuficiente, sobre todo en el marco de una aceleración de la inflación. Lo que sí debería descartarse es que, más allá del compromiso establecido con el FMI, la opción de utilizar el dólar nuevamente como ancla esté disponible en el menú de herramientas del gobierno”, remarca LCG.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin