El BCRA no puede comprar todos los dólares que necesita: qué riesgos advierten

IPROFESIONAL – El Banco Central de la República Argentina (BCRA) alcanzó a cubrir el 60% del objetivo de acumulación de reservas internacional del segundo trimestre con lo que pone en riesgo el cumplimiento de la meta fijado con el FMI.

“El acuerdo establece un piso de acumulación de Reservas Internacionales Netas para 2022 de u$s5.800 millones, respecto al cierre de 2021. En el primer trimestre la meta (+u$s1.200 millones) se cumplió holgadamente por el desembolso de DEGs que hizo el propio FMI”, explicó un informe de la Fundación Libertad y Progreso.

El trabajo recordó que “en el segundo trimestre, el piso se eleva a u$s4.100 millones” y puntualizó que “a mediados de mayo el BCRA aún se encontraba u$s1.500 millones por debajo de su objetivo”.

Las exportaciones durante el primer cuatrimestre alcanzaron el récord de u$s27.681 millones, 28% más que en 2021 pero sin embargo en el mismo período el BCRA realizó comprar de divisas por u$s1.027 millones.El Banco CentralEl BCRA queda en una incómoda posición de comprar reservas

“Esto deja al BCRA en la incómoda posición de deber comprar unos u$s1.500 millones en apenas mes y medio”, sostuvo la Fundación.

Eugenio Marí, economista Jefe de la entidad afirmó que “el hecho de que el BCRA no esté acumulando reservas, incluso cuando la liquidación de divisas por exportaciones es récord se debe a que hay una profunda desconfianza en el peso. Que también se observa en los elevados índices de inflación”.

Además, agregó que “salvo que haya un giró en el timón de la política fiscal y monetaria, al BCRA se le hará cada vez más difícil acumular reservas y cumplir las metas con el FMI. Y a esto se suman cuestiones estacionales, como las crecientes importaciones de energía y que la cosecha gruesa va pasando. Todo esto augura un segundo semestre muy difícil para el Central y para el cumplimiento de las metas con el FMI”.

Aumenta la “fuga hormiga” de dólares de las reservas

Ahora que el país vive una verdadera “puja distributiva por los dólares”, en la que todos los sectores reclaman tener prioridad para usar las escasas divisas que entran a la caja del Banco Central, pocos están reparando en que los pequeños ahorristas vuelven a jugar un rol protagónico.

Un indicador que permite adelantar la demanda del público minorista por los dólares es la recaudación del impuesto PAIS, que grava con un 30% a todas las compras de divisas, de pasajes aéreos, servicios hoteleros y turísticos, uso de la tarjeta de crédito en el exterior y las mini importaciones desde Argentina mediante la modalidad e-commerce.222El objetivo con el FMI implica una acumulación de reservas por u$s5.800 millones

En abril, ese rubro alcanzó otro récord en más de un año: el público compró dólares por el equivalente a $79.000 millones, lo que supera los u$s640 millones en el mes. El incremento interanual de este impuesto es de un impactante 378%, lo que lo convierte, por lejos, en el de mayor crecimiento para las arcas de la AFIP.

Traducido a dólares, esto implica que los ahorristas se llevan ahora cuatro veces más cantidad de billetes verdes de la que demandaban hace un año.

Es cierto que todavía se está lejos del récord registrado en agosto de 2020, cuando los ahorristas se llevaron más de u$s920 en apenas un mes, pero la tendencia es clara y, desde el punto de vista del Banco Central, es preocupante. Sobre todo si se tiene en cuenta que -a diferencia de lo que ocurría hace dos años, cuando era relativamente accesible la posibilidad de compra el cupo de u$s200 al tipo de cambio oficial- hoy existe una fuerte restricción.

Una tendencia creciente

En el acumulado del año, el público ya se llevó más de u$s2.100 millones. A primera vista puede parecer un número no muy impactante, pero si se mantiene esta tendencia, se llegará a superar la cifra de u$s7.000 millones en el año. Como referencia, el objetivo del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que está haciendo transpirar a Martín Guzmán implica una acumulación de reservas por u$s5.800 millones, de las cuales más de la mitad serán aportadas por el propio organismo.

Pero, además, la cifra resulta llamativamente alta si se considera que ocurre después de que el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, haya eliminado la posibilidad de financiar con tarjeta de crédito las compras de paquetes turísticos.Miguel Pesce, titular del Banco Central, no logra acumular reservas y tuvo que volver a vender dólares.Miguel Pesce, titular del Banco Central, no logra acumular reservas y tuvo que volver a vender dólares.

Aun así, quedó en evidencia que el fin de la pandemia ha revitalizado al rubro turístico -que en sus años de mayor intensidad llegó a demandarle al BCRA más de u$s8.000 millones-. Y, además, como consecuencia de la mayor tecnificación de la población -y ayudadas por un creciente atraso cambiario- también se está haciendo más relevante el e-commerce con proveedores del exterior, lo cual implica otro importante canal de salida de divisas.

Es ante esta situación que han regresado las versiones sobre eventuales medidas que restrinjan más el gasto dolarizado del público minorista, en la medida en que el Central vea que la tendencia creciente de esa “fuga” atenta contra sus metas de acumulación de reservas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin