El populismo light del macrismo antes de las elecciones

Marcelo Duclós

Periodista (TEA) y Master en Ciencias Políticas y Economía (Eseade).

PANAM POST – Luego de incrementar la cantidad de ministerios, para volver a reducirlos, el presidente se dirige al sector agropecuario a días de las primarias.

Si algo reconoció Mauricio Macri fue el «exceso de optimismo» que caracterizó el primer año de gestión. Aunque Cambiemos recibió una pesada herencia, el presidente confió en los asesores que le vendieron el «gradualismo» y le recomendaron esquivar las reformas de fondo. La teoría, que ya había fracasado en varias oportunidades, como ocurrió en la dictadura bajo la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz, hablaba de lo «deseable» y lo «posible». Para esta idea, la poca fortaleza política aseguraba la imposibilidad de plantear reformas estructurales, por lo que las correcciones debían estar limitadas a cuestiones cosméticas.Populismo en ARgentina

Aunque se reconozca el problema y la solución adecuada, para el «gradualismo» hay momentos. El pasivo, mientras tanto, se financia con deuda externa de organismos internacionales que abren su financiación basándose en las intenciones retóricas antipopulistas de estas gestiones. Como en el pasado, el programa fracasó y todo voló por los aires.

Con el déficit fiscal en segundo plano, Macri incrementó la cantidad de ministerios al asumir en diciembre de 2015. De las 16 carteras que dejó Cristina Fernández de Kirchner, Cambiemos aumentó el número a 21. Según un informe de la Fundación Libertad y Progreso, el macrismo también creó 17 secretarías de Estado (de 70 a 87) e incrementó exponencialmente el número de subsecretarías: de 169 a 2017.

La crítica de los liberales en los medios de comunicación y la crisis de 2018 llevaron a Macri a «meter mano» en varias cuestiones. Algunas para bien, otras para mal. Por un lado volvió a las retenciones agropecuarias del kirchnerismo, reducidas al principio del mandato, pero para compensar redujo el número de ministerios. De los 21 ministerios, el Gobierno redujo la cifra, al menos oficialmente a 11. Varias carteras perdieron el rango ministerial y se convirtieron en secretarías. Una de ellas la vinculada al sector de la agroindustria, con Luis Miguel Etcheveheredevaluado de ministro a secretario.

Pero con los impuestos en alza y el campo criticando, Macri vuelve a volver atrás (valga la redundancia) con una de sus medidas más notorias. La secretaría de Etchevehere vuelve a tener rol ministerial, a días de las primarias. El anuncio oficial será oficializado por el mismo presidente, en la inauguración oficial de la Exposición Rural en Palermo el próximo sábado. Fuentes oficiales aseguraron a PanAm Post que ya está preparado hasta el decreto del Poder Ejecutivo.

Lo llamativo es que el Estado no ha terminado de corregir sus números y los próximos años se vienen vencimientos de deuda complicados con opción de renegociación o default. Sin embargo, el Gobierno considera que es necesario volver atrás con el ministerio hecho secretaría. La idea es «mimar» un poco al campo, pero el momento tiene sus razones. Con las encuestas apretadas y a días de las primarias, Juntos por el Cambio espera asegurar el voto del sector agropecuario. Todo un desafío, ya que los productores deberían poner en el sobre la boleta con la cara de Macri, pero también con la de Miguel Ángel Pichetto: el jefe de la bancada kirchnerista durante la crisis del campo y las retenciones. Pero el presidente sabe que, eventualmente en un balotaje, el campo hará el esfuerzo de votar a un vicepresidente que les trae malos recuerdos, con tal de no votar a otra candidata, que también juega como postulante a vice este año.

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin