Para Aldo Abram, después de octubre habrá una “fuerte” devaluación, que impactará en los precios

Aldo Abram
Director Ejecutivo en

LA MAÑANA – En diálogo con La Mañana, el economista Aldo Abram, director ejecutivo de la Fundación “Libertad y Progreso”, comentó que tras conocerse el Indice de Precios al Consumidor del mes de agosto, relevado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos y que llegó al 4%, se informó un crecimiento del Indice de Precios Internos al por mayor (IPIM) correspondiente al mes pasado, conocido como “inflación mayorista” y que alcanzó el 11,2%.Inflación y tipo de cambio 2019

También, el especialista dijo que se observará una suba de precios creciente durante el resto del año, debido a que en los próximos meses se registrará el impacto de la depreciación de la moneda nacional en los costos de los servicios; y anticipó que se producirá un nuevo aumento de la cotización del dólar después de las elecciones Generales.

“Aunque no se vuelva a depreciar el peso, la inflación será alta en lo que queda de 2019. Si se logra conservar la estabilidad del tipo de cambio, el Indice de Precios al Consumidor se mantendría por arriba del 4% en septiembre. No puedo arriesgar pronósticos acerca de porcentajes para los meses siguientes, porque no hay seguridad sobre la continuidad de la ‘calma monetaria’ que se observa desde hace algunas semanas. En mi opinión, el mes que viene habrá una devaluación fuerte después del 27 de octubre; y esto va a impactar en los precios finales y en los índices de inflación”, explicó Abram a este diario.

A continuación, el profesional dijo que luego del establecimiento de controles de cambios por parte de la administración nacional, el “dólar paralelo” o “blue” dejó de ser referencia, y aclaró que en líneas generales, no hubo un “recorte” en la capacidad de los ahorristas comunes de comprar billetes norteamericanos, y que las limitaciones fueron orientadas principalmente hacia las empresas; y como las compañías no pueden operar en el mercado informal, sólo pueden adquirir esas divisas a través de las dos opciones legales: el dólar “oficial”, donde existen restricciones importantes; y el dólar “Contado con Liquidación”.

En este sentido, Abram detalló que el “Contado con Liquidación”, operación por la cual una persona o una empresa puede cambiar pesos argentinos por billetes norteamericanos mediante la compra-venta de acciones o títulos de deuda valuados en dólares, se volvió una nueva referencia para ciertos sectores en lo concerniente al valor del dólar. Se trata de una operatoria que se concreta con gestiones que duran varios días, pero se efectúa con mayor frecuencia desde que comenzaron a regir los nuevos controles de cambios.

Por estos motivos, entre la cotización oficial y el “dólar CCL”, también conocido como “Contado con Liqui”, existe una diferencia importante. Mientras el dólar “oficial” cerró el viernes 20 a $ 59,08, el CCL terminó en $ 68,29.

“La diferencia será mayor cuanto más se restrinja la posibilidad de pasar del ‘dólar oficial’ al ‘Contado con Liqui’. El Gobierno nacional tomó algunas medidas en los últimos días para fijar ciertas limitaciones a ese tipo de operaciones. En este marco, aquel empresario que considera que este país sigue siendo riesgoso y que no confía en lo que puede suceder después de las elecciones va a seguir sacando su dinero, aunque utilice la opción más cara, que es el CCL”, aseveró el experto.

“La obtención de dólares a través del ‘Contado con Liqui’ no afecta a las reservas del Banco Central, que el Gobierno procuró proteger a través de los controles de cambio que se establecieron. Pero hay empresas que continuarán comprando dólares, por lo cual se seguirá incrementando la fuga de capitales”, manifestó Aldo Abram.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin