Los trabajadores pierden capacidad de compra del salario y se acercan a la línea de pobreza

ADN EMPRESARIO – Así lo refleja el índice de Nivel de Vida de los Trabajadores (INVT) que elabora la Fundación Libertad y Progreso, en base a fuentes oficiales. Señala que en abril los trabajadores se han alejado de la línea de la pobreza en un 1,3% con respecto al mes anterior, pero se han acercado un 6,6% con respecto a abril 2020.

Esto implicó que una familia con ingresos en torno a los 50.000 pesos perdiera 6,6% de poder de compra de la Canasta Básica Total (CBT) y 7,4% respecto a la Canasta Alimentaria (CBA), en ambos casos en relación con abril de 2020.

El INVT mide la evolución de los salarios de los trabajadores argentinos, deflactado por la evolución de la canasta básica total, desde abril de 2016, porque durante la gestión de Cristina Fernández se dejó de publicar la CBT. Al ser un índice de variación mensual se puede analizar si desde que se publicó el último dato de pobreza, la situación ha mejorado o ha empeorado.

Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso dijo que “en estos momentos se está discutiendo un miniplan por parte del oficialismo para llegar al 14 de noviembre, en un intento de calmar los ánimos sociales. No obstante, las recetas son las mismas que se vienen aplicando durante décadas y jamás funcionaron: mantener el mercado cambiario atado con alambres, abrir paritarias y que los salarios cierren por arriba de una inflación que va a estar cercana al 3% en los próximos meses. Sólo antes de las elecciones. La pregunta sería que va a pasar luego, si la Argentina está necesitando una serie de reformas estructurales de forma urgente. No hay margen para las mismas políticas de siempre, como ya vemos los mayores perjudicados siguen siendo los argentinos que ven como su calidad de vida va deteriorándose constantemente”.

La situación ha empeorado en el primer mes del año según el INVT sólo mide el empobrecimiento sufrido por quienes tienen trabajo y sólo tomando como parámetro su ingreso. Si comparamos abril con octubre del 2013, momento en que se registró la mayor recuperación de los salarios en relación podemos ver una corrosión de más de 43 puntos porcentuales. De no realizarse reformas estructurales para revertir el rumbo que lleva la Argentina lo más probable es que luego de las elecciones de este año, la caída sea estrepitosa.

Sobre este tema Aldo Abram, Director Ejecutivo en la Fundación Libertad y Progreso, explicó que “la realidad muestra una pérdida del nivel de vida de los que tienen la suerte de tener una ocupación formal” y que “el fuerte crecimiento de la gente que trabaja se dio en empleos precarios, en negro o de tiempo parcial, o sea, de baja productividad y peor remunerados. Por eso, no extraña que la recuperación del bienestar económico de la sociedad corra bien atrás de la de la reactivación de la economía que, encima, se interrumpió a partir del primer bimestre.”

En el mismo sentido agregó que “el gobierno puede intentar parches para mejorar la situación hasta las elecciones; pero una vez que la gente vote serán insostenibles y terminarán en un mayor empobrecimiento de los argentinos. La solución es aumentar fuerte la inversión y el empleo productivo; pero todo lo que hace la actual gestión va en contra de ambos objetivos”.

Tal como señalan los datos, las consecuencias de la implementación de políticas públicas cortoplacistas en materia económica ha causado un profundo daño a todos los argentinos, provocando una gran pérdida en la calidad y bienestar de vida. La única forma de romper este círculo vicioso de empobrecimiento, que lleva décadas, es haciendo las reformas estructurales para que argentinos y extranjeros vuelvan a querer invertir acá.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin