Abram, durísimo: “Somos una sociedad en vías de empobrecimiento”

REALIDAD ECONÓMICA – “El problema es que somos una sociedad en vías de empobrecimiento y hemos perdido de vista esa perspectiva. Tenemos tal nivel de presión tributaria que lamentablemente nadie quiere invertir acá”, dijo el economista Aldo Abram, Director Ejecutivo de Libertad y Progreso, en diálogo con Realidad Económica.

En una charla en la que repasó la historia inflacionaria del país y la escasa perspectiva en relación a los tiempos que vivimos, el reconocido consultor aseguró: “Creo que este año va a terminar con una inflación de alrededor del 50%”.

ESCUCHAR LA ENTREVISTA

¿Cuál es la proyección del índice?

Creo que este año va a terminar con una inflación de alrededor del 50% porque si bien es cierto que hemos visto una inflación interanual acelerándose, la realidad es que mes a mes se ha venido desacelerando y fue más allá de lo que se suele llamar “desaceleración estacional”.  Si uno toma un año normal de Argentina -que implica inflación alta pero no desmadrandose como este año- siempre abril tiene menos inflación que marzo, mayo menos que abril  y junio menos que mayo. 

La realidad es que pasamos de un primer cuatrimestre con tasas mensuales de 4% para arriba a una tasa de 3% ahora. Y un dato que se adiciona para mostrar que hay una desaceleración más allá de lo estacional es el hecho que, en general en una situación normal para el país, julio daría más alto que junio.  Según nuestras estimaciones, viene por debajo. Así que algo más está sucediendo.

¿Algo más?

Sí y de sostenerse, sería algo bueno porque realmente está apuntando al corazón del problema. ¿Qué es ese algo más? Que el Banco Central se asustó, venía emitiendo, produciendo pesos a más no poder en 2020, se pasó casi a duplicar la cantidad de pesos que había en el mercado y ahora pasamos al 25% interanual.  

Eso justifica esta desaceleración y otras cosas que no son buenas ni sustentables en el tiempo como el ancla cambiaria. no es más que un banco real que como tiene cepo y puede fijar el tipo de cambio de forma arbitraria, lo que hace es  que -como sabe que los precios de góndola dependen mucho del tipo de cambio mayorista- artificialmente hacer subir ese tipo de cambio a una tasa mucho menor a lo que está perdiendo de valor el peso. Se cree que como medimos la inflación en el carrito del supermercado, vamos a estar más contentos y vamos a votar al oficialismo. 

Lo otro que no es sustentable y va a tener una fuerte corrección después de las elecciones, es esto de retrasar las tarifas de servicios públicos. Hay que imaginarse que uno las mantiene congeladas mientras los costos de las empresas suben de acuerdo a como se está depreciando nuestra moneda y alguien tiene que poner la diferencia.  el agujero fiscal va creciendo y hay que cubrirlo con la plata de los contribuyentes. 

Y autorizaron un tarifazo en la luz para el sector privado, que ya no da más…

Tal cual. El problema es que somos una sociedad en vías de empobrecimiento y hemos perdido de vista esa perspectiva. Tenemos tal nivel de presión tributaria que lamentablemente nadie quiere invertir acá. 

No es casualidad que Argentina sea el segundo país del mundo con más fuga de capitales de argentinos en el exterior. No es casualidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin