La brecha entre el país que tenemos y el país que queremos

Enrique Blasco Garma
Consejero Académico en Libertad y Progreso

INFOBAE – Todo el tiempo nos proponen el país que queremos, sin ni siquiera presentar los planos de la arquitectura del país que tenemos.

Las sociedades se diferencian por costumbres y reglas de conducta. Los derechos de propiedad enmarcan las actividades permitidas entre las distintas personas, las habilidades de contratar. La ley tiene la fuerza del Estado de hacerla cumplir.

La propiedad de mi automóvil no me permite hacer lo que quiera. Debo respetar reglas de tránsito, estacionamiento, pagar patentes, seguros, revisiones técnicas. Las viviendas deben cumplir ordenanzas y contratos de uso, leyes variadas.

De acuerdo con Hobbes y Hume, continuando a Santo Tomás, la función de la ley es proteger nuestros derechos a sobrevivir. El trabajo productivo se apoya en la ausencia de estorbos redundantes y disfrute pacífico de lo adquirido por fortuna y esfuerzos. Para ello, coincidiendo con Hume, la principal ley es la estabilidad de la posesión. Las otras dos: el cumplimiento de los compromisos y la transferencia por consentimiento.El trabajo productivo se apoya en la ausencia de estorbos redundantes y disfrute pacífico de lo adquirido

La función de la Justicia es sostener el ejercicio pacífico de los derechos de vida y propiedad. Que las disputas se resuelvan en las cortes y la fuerza policíal. El trabajo productivo consiste en transformar, hacer más valiosos, deseados, los bienes. De tal modo, la Justicia debiera ser soporte fundamental de la productividad, evitando desperdiciar esfuerzos en disputas. El trabajo productivo consiste en transformar, hacer más valiosos, deseados, los bienes (EFE)El trabajo productivo consiste en transformar, hacer más valiosos, deseados, los bienes (EFE)

El derecho a la vida fundamenta todos los derechos. La propiedad de lo obtenido proporciona el sustento de la vida y, por lo tanto, es la madre de todos los derechos. La persona despojada de lo que produce, contra su voluntad, es un esclavo.

Interconecciones: los derechos de propiedad y el ingreso

Adam Smith, en La Riqueza de las Naciones, plantea que un operario aislado producía, con el mayor esfuerzo y destreza, un alfiler diario. Sin embargo, coordinando con otros 10 operarios especializados en tareas específicas, cada uno producía 5.000. Los avances de conocimientos y convenios confirman una amplísima variabilidad de resultados.

Las tecnologías están difundidas y adquiribles fácilmente en todo el planeta, de manera que no explican las grandes diferencias de ingresos entre unos países y otros. Una prueba son las armas y medios empleados en las guerras de los pueblos más rezagados. Consiguen las más eficaces para sus objetivos y circunstancias.Las tecnologías están difundidas y adquiribles fácilmente en todo el planeta, de manera que no explican las grandes diferencias de ingresos entre unos países y otros

Los capitales son atraídos a los países por la certidumbre de su disfrute pacífico. Los libros “Fin de la Pobreza” y “Por un País más Justo y Floreciente” demuestran que las redistribuciones forzadas de activos empobrecen a la gente. Buena parte de la legislación argentina reciente conlleva redistribuciones forzadas, trabando negocios ventajosos.

La razón contundente de las diferencias de ingresos nacionales es la certeza de gozar de propiedades pacíficamente. Tanta sensibilidad a variaciones de facultades de contratar debiera poner cautela en legisladores, jueces y dirigentes políticos. La tarea de los próximos años es desmantelar obstáculos redundantes, que es la mejor protección contra los vulnerables. Los derechos tienen dos caras. La protección a los más débiles viene motivando legislaciones en todo el planeta. En la Argentina, ese proceso se acentuó con las elecciones de Hipólito Irigoyen, en 1916, las primeras tras la sanción de la Ley Saenz Peña. Impactando positivamente sobre las habilidades de contratar y en el ritmo de crecimiento económico.https://flo.uri.sh/visualisation/6544669/embed?auto=1A Flourish chart

La cuestión es proteger de forma eficaz. Al aplanar las oportunidades de producción, se entra en decadencia profunda.

La protección al empleadoImponer restricciones contractuales -despidos- daña la satisfacción laboral, una relación en cambio continuo. Patrones y empleados descubren novedades que van haciendo más o menos deseables cada trabajo particular. Si al empleador le impiden cambios en la relación, se verá constreñido a mantener empleados, aunque aparezcan otros más promisorios. A su turno, con menores aperturas, el empleado tendrá menos oportunidades de ocupaciones preferibles. Y el mercado laboral perderá dinamismo. Esa “protección” al trabajador reduce la productividad, satisfacción e ingresos de ambas partes.La “protección” al trabajador, con la prohibición del despido, reduce la productividad, satisfacción e ingresos de ambas partes

En EEUU, con amplias libertades de contrato de trabajo, en julio último se ofrecían 10 millones de puestos nuevos, de los cuales 6,7 millones de trabajadores consiguieron uno de ellos; 5,6 millones dejaron el suyo sabiendo las oportunidades de mejores condiciones. Los sueldos promedio se relacionan con el PBI por habitante. En 2020 se ubicaron entre los más altos del planeta, con un promedio de USD 3.320 por mes, solo superados por Suiza, USD 5.700; mientras, por el contrario, en la Argentina fue de USD 500 al tipo de cambio oficial.En EEUU, con amplias libertades de contrato de trabajo, en julio último se ofrecían 10 millones de puestos nuevos, de los cuales 6,7 millones de trabajadores consiguieron uno de ellos; 5,6 millones dejaron el suyo sabiendo las oportunidades de mejores condiciones (EFE)En EEUU, con amplias libertades de contrato de trabajo, en julio último se ofrecían 10 millones de puestos nuevos, de los cuales 6,7 millones de trabajadores consiguieron uno de ellos; 5,6 millones dejaron el suyo sabiendo las oportunidades de mejores condiciones (EFE)

Protección a una actividadLos interesados suelen buscar ventajas particulares. Como un impuesto a quienes les compitenEllo alza los precios de venta, generando ganancias artificiales para sí, a costa de muy superiores gastos para la ciudadanía. Una redistribución forzada. Aerolíneas Argentinas impide competencias, así vende más caro; no obstante, sus pérdidas requieren aportes estatales superiores a los USD 500 millones por año. Los gobernantes nos están ahogando a fuerza de “protecciones” a empresas y actividades particulares.

Hay que tener mucha cautela con emitir leyes y regulaciones. Tienen dos caras, como toda emisión forzada, incluso de dinero. Violentar voluntades reduce las capacidades de contratar.Hay que tener mucha cautela con emitir leyes y regulaciones. Tienen dos caras, como toda emisión forzada, incluso de dinero. Violentar voluntades reduce las capacidades de contratar

Los 8.000 millones de humanos ofrecerían infinidades de negocios, ampliando las libertades de contratar. Gigantescas capacidades productivas que ninguna mente o grupo de personas especiales podría soñar. Sin embargo, los gobernantes prohiben oportunidades de ingresos. Tanto que calculamos que el PBI mundial de 90 billones de dólares podría multiplicarse por 5 en poco tiempo. El mayor negocio del mundo.

Sin obstáculos el PBI de la Argentina podría pasar de los actuales USD 388.000 millones, equivalente a un promedio de USD 8.550 al cambio oficial por habitante, en 2020, a USD 26.000 al cambio libre, como hoy registra España. Representaría una verdadera revolución que satisfaría a los argentinos. El País que queremos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin