Para Cachanosky, el congelamiento de precios tiene un objetivo oculto: cuál es

Miembro del Consejo Académico de Libertad y Progreso. Licenciado en Economía por la Universidad Católica Argentina. Es consultor económico y autor de los libros “Economía para todos” (Temas, 2002) y “El síndrome argentino” (Ediciones B, 2006). Se desempeña como columnista en el diario La Nación. Con anterioridad, ejerció la misma tarea para los diarios La Prensa (1985-1992), El Cronista Comercial (1992-2001) y La Nueva Provincia de Bahía Blanca (1992-1998). Es conductor del programa de TV por cable “El Informe Económico”. Profesor titular de Economía Aplicada del Master de Economía y Administración de ESEADE, profesor titular de Teoría Macroeconómica del Master de Economía y Administración de CEYCE. Presidente del Centro de Estudios Económicos e Institucionales. Fue Asesor económico de la Cámara Argentina de Comercio (1983-2002) y de la Cámara Argentina de Importadores (1992-1993).

CRONISTA – El economista Roberto Cachanosky sostuvo que el Gobierno congeló los precios de casi 1.500 productos hasta enero con la intención de informar en noviembre, unos días antes de las elecciones legislativas, una reducción de la inflación

“El INDEC tiene que publicar el Índice Precios al Consumidor (IPC) el 11 de noviembre, tres días antes de las elecciones. Como venían las proyecciones, se compara primera semana contra primera semana, estaban dando 3,6% a 4% de inflación“, indicó anoche en el programa La Noche de Mirtha.

Habiéndose informado una inflación de 3,5% en septiembre, el analista consideró que la intención del Gobierno es “mostrar un índice de inflación más bajo” en la previa de los comicios. “¿Qué hicieron los tipos? Deflación por decreto y mandar los precios para atrás”, señaló.

“Se mezcla un plan de futuro ‘Rodrigazo‘ con fin del plan primavera. Eso es inédito en la Argentina, pero con un agravante. En 1975 había un colchón social mucho mayor. No había tanta pobreza. Enfrentar eso no va a ser fácil”, evaluó el economista.

Luego, planteó que “Argentina no tiene moneda” y explicó que en noviembre de 2019 había 255 millones de billetes $ 1000, “que son los de mayor denominación y equivalen a 5 dólares”. “Hoy hay 1.200 millones de billetes, es decir se multiplicó por seis”, planteó.

“Estas inundando el mercado de monedas y la cantidad de bienes y servicios es la misma o menor, entonces eso te produce un impacto de inflación que lo quieren tapar con el control de precios”, añadió.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin