“El Banco Central se está quedando sin poder de fuego para hacer frente a una potencial corrida cambiaria”

Foto Natalia Motyl
Natalia Motyl
Analista económico en

Licenciada en Economía (UBA). Analista económico de Libertad y Progreso.

SAN RAFAEL – La liquidación de divisas en el mes de noviembre quedó a un paso de un récord histórico. Sobre lo que esto significa para la realidad del Banco Central, dialogó con FM Vos (94.5) y Diario San Rafael la economista Natalia Motyl.


Las liquidaciones del campo llegan con firmeza, alcanzando niveles récord, lo que puede decirse que trae un “alivio” al Banco Central en materia de reservas, pues es algo delicado que influye en el mercado cambiario y en la dinámica de la economía en general. “Desafortunadamente, hoy el Banco Central se está quedando sin poder de fuego para hacer frente a una potencial corrida cambiaria, más allá de la plata que pueda llegar a entrar del frente externo, que ya lo estábamos descontando que iba a suceder a finales de este año”, expresó, y agregó que “actualmente las reservas netas del Banco Central según sus datos publicados se encuentran en 6.600 millones de dólares” y si se les restan los Derechos Especiales de Giro (DEG), quedarían en 4.300 millones. Cabe señalar que los DEG corresponden a un dinero especial enviado por el Fondo Monetario Internacional a fines de agosto. “Ayuda mucho que los precios de las commodities se encuentren en los niveles más altos que se hayan registrado en la última década. Obviamente, el Banco Central tuvo que intervenir fuertemente en lo que es el mercado cambiario para mantenerlo calmado en todo este período de tiempo, porque sabía que en una veda electoral, si se le disparaba el tipo de cambio, muy probablemente el oficialismo profundizaría el resultado de las últimas elecciones”, advirtió.


El pasado fin de semana viajó a Estados Unidos una comitiva especial que trabajará en las negociaciones con el FMI. Motyl considera que lamentablemente, más allá de que se celebre el acuerdo que se calcula que se va a dar a partir de febrero o marzo del año que viene, probablemente Argentina entrará en una recesión a partir del segundo semestre de 2022. “De no llevarse adelante ese acuerdo, desafortunadamente vamos a profundizar esa recesión, se va a adelantar y la Argentina no va a poder acceder a acuerdos bilaterales, al mercado de capitales nuevamente, para intentar sostenerse hacia 2023”, dijo.


Argentina puede negociar con otros países como China o Rusia, a fin de obtener fondos que lo ayuden a salir adelante. Ocurre que el país debe generar condiciones macroeconómicas para atraer capitales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin