Guerra a la AFIP: Gasto público y presión fiscal

Eugenio Marí
Jefe de economía de Libertad y Progreso

Jefe de economía de Libertad y Progreso. Profesor Economía Internacional en Universidad del CEMA, Profesor ayudante de Análisis Económico y Financiero en la Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires,Asesor en la Secretaria de Comercio Exterior la Nación yAsesor Secretaria de Comercio de la Nación.

Mg. en Economía y Lic. en Economía Universidad del CEMA

EL OBSERVADOR 24 – Una encuesta realizada por la Fundación Libertad y Progreso sobre más de 1000 personas de todo el país mostró que 7 de 10 argentinos estiman que los impuestos seguirán hacia arriba.

Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso alertó que “estas expectativas de los argentinos no se da en el vacío. En las últimas dos décadas la presión tributaria aumentó en casi 15 puntos del producto. La cantidad de impuestos y tasas superó los 170. Y solo en el último año se aumentaron o crearon 17 impuestos ”.

«El 71% de los encuestados de entre 16 y 29 años piensan que los impuestos van a aumentar, contra un 64% de los mayores de 50 años. Esto implica que Argentina expulsa emprendimientos, innovación y empleo de calidad ”, sostuvo Iván Cachanosky, economista colaborador de la Fundación Libertad y Progreso

“Confiscación”

La Nación, las provincias y los municipios confiscan el 49% de los ingresos de los trabajadores en blanco, de acuerdo con el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), y se alza con el 106% de las utilidades empresarias, según un informe del Banco Mundial.

La carga fiscal promedio sumada de los 163 tributos directos e indirectos existentes que soportan los agentes económicos que pagan todo lo que marca la ley y en el momento correspondiente (no existe mora) alcanza el equivalente al 49% de los ingresos, precisó el investigador del instituto, Andrés Mir, en una entrevista con CNN Radio Rosario.

Según el especialista, “tenemos dos tipos de problemas: los tributos distorsivos (impuesto al cheque, IIBB, etc.) y al consumo, que son muchos más regresivos porque impactan con fuerza en los sectores desprotegidos ”. Y siguió: “es necesario recostarse más en impuestos a las ganancias, que son menos regresivos”.

El gran problema es que nos acordamos de que el sistema está mal en las épocas de crisis. Se intentó avanzar en algo con la reforma tributaria, pero es imposible hacerla con los niveles de gasto publico que tiene la Argentina; habría que marcar una senda para racionalizar el gasto publico y que los impuestos acompañen”, completó el investigador.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin