La estrategia de la Fed puede complicar “todavía más” a la economía local

Eugenio Marí
Jefe de economía de Libertad y Progreso

Jefe de economía de Libertad y Progreso. Profesor Economía Internacional en Universidad del CEMA, Profesor ayudante de Análisis Económico y Financiero en la Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires,Asesor en la Secretaria de Comercio Exterior la Nación yAsesor Secretaria de Comercio de la Nación.

Mg. en Economía y Lic. en Economía Universidad del CEMA

ÁMBITO FINANCIERO – Con el objetivo de hacer frente a la inflación más alta en cuatro décadas, la Reserva Federal de Estados Unidos puso en marcha el miércoles el “quantitative tightening” o, en español, el ajuste cuantitativo. Se trata, básicamente, de una manera de comenzar a “sacar la liquidez del sistema financiero”. Además, directivos de la Fed adelantaron que la entidad debe subir las tasas de interés en medio punto porcentual en cada una de sus próximas dos reuniones.

Este escenario, aseguran analistas, podría ser perjudicial para Argentina. Es que, destacan, la economía local recibiría un “doble impacto”: por un lado, esta política de la Reserva Federal presiona a una depreciación de las monedas de las economías emergentes y, por otro, porque puede generar una caída en el precio de los commodities. Es por eso que, remarcan, se planteará una situación “cada vez más desafiante”.

La política más restrictiva de la Fed no es una buena noticia para Argentina. Nuestro país está en una situación económica interna muy vulnerable, y que en el mundo haya menos liquidez y aumenten las tasas no nos ayuda. Si el mundo estornuda, Argentina se resfría”, señaló a Ámbito Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso.

“El impacto para nuestro país es doble. Por un lado, presiona a una depreciación de las monedas en las economías emergentes y, por otro, a una caída de los precios de las commodities. Si bien este último impacto todavía no se está viendo en el mundo, es por los efectos de la guerra Rusia-Ucrania, que golpeó directamente a dos de los principales exportadores mundiales de cereales”, agregó Marí.

El economista sostuvo, además, que a medida que el ajuste monetario de la Fed se profundice, “la situación será cada vez más desafiante”. “La política del BCRA de atrasar el tipo de cambio oficial y usar el dólar como ancla inflacionaria se volverá cada vez menos sostenible. Y también tendrá un impacto real, porque empeorarán los términos de intercambio, aumentará la incertidumbre y habrá menos probabilidad de absorber inversiones”, remarcó Marí, quien concluyó: “Dado que ya estamos en una situación vulnerable, si se confirma el ciclo recesivo en el mundo, en Argentina también lo veremos, pero potenciado”.

Impacto en los mercados

Según analizaron distintos analistas, parte de la política contractiva de la Fed ya fue “descontada” en Wall Street. De todas formas, advierten por el impacto que puede tener para los mercados emergentes.

“Si se analizan los dos ciclos anteriores de suba de tasas de interés y de política restrictiva monetaria (uno fue entre 2004-2006 y otro entre 2015-2018), el que vemos más parecido al de ahora es al de 2015-2018”, señaló a Ámbito Maximiliano Donzelli, Head of Research en IOL Invertir OnLine. “¿Qué pasó en ese momento? En diciembre de 2015 comenzó un proceso de suba de tasas de interés, que podría ser análogo a lo que pasó a principios de este año y a principios de 2018 la Fed empezó con el ‘quantitative tightening’, que es lo que comenzó a hacer el 1° de junio. Que es, básicamente, empezar a sacar liquidez del sistema financiero. No sólo ya no emite, y sube tasas de interés, si no que empieza a bajar la base monetaria”, agregó.

“Cuando se analiza 2018, el mercado la corrección la comienza a realizar a fines de ese año (una corrección del 20%). Pero ahora, gran parte de lo que es la política monetaria restrictiva de Estados Unidos, tanto suba de tasas de interés como baja de la base monetaria, ya le impactó al mercado”, analizó Donzelli, y detalló: “Entendemos que gran parte de la política monetaria restrictiva ya está descontada en la caída que tuvimos en el mercado, con el S&P500 bajando casi 20%, el Nasdaq más del 20% y el Dow Jones menos del 20%”.

De todas formas, el analista remarcó que sí observan desde IOL un mayor riesgo de corrección en los mercados emergentes. “En 2018, cuando empezó la baja de la emisión monetaria, impactó muy fuerte en emergentes. Mientras que hoy, cuando analizamos los principales índices emergentes, vemos que muchos de esos índices están en una situación con retornos positivos: Brasil, un poco puede ser Argentina, México, Chile, Perú, Turquía. Esto, en parte, tiene una explicación que el conflicto Ucrania-Rusia llevó a un aumento muy fuerte de la materia prima y estos países son exportadores de materia prima. Pero en este caso manejamos cautela: porque si bien el S&P500 ya corrigió gran parte, emergentes no corrigieron nada en relación a esta noticia. Ahí vemos el mayor riesgo potencial y donde, especialmente en mercados que subieron mucho como Brasil, marcamos cautela y cierta reducción de posiciones en esos mercados”, subrayó.

Por su parte, Nicolás Galarza, CEO y founder de la app Quiena Inversiones, aseguró que “estamos frente a condiciones de mercado que no se dan muchas veces en la historia”. “La misión que tiene la FED de reducir la inflación sin entrar en una recesión requiere de un equilibrio muy delicado de todas las variables, en un contexto donde los factores de riesgo continúan apareciendo por varios frentes. La reducción en su tenencia de activos, dado que estos pasarán a manos del sector privado, indefectiblemente repercutirá en una baja en las reservas del sistema bancario. Esta menor liquidez no suele favorecer a los activos de mayor riesgo, como las acciones”, sostuvo.

De todas formas, Galarza también explicó que, “sin embargo, hasta el momento los movimientos de la FED han sido bien anticipados, sin grandes sorpresas, y muchas veces esto es lo que importa para validar que los precios actuales ya tienen incorporados los escenarios futuros”. “Una buena señal a buscar en este momento es que no haya nuevas sorpresas en cuanto al accionar de la FED y los movimientos de las variables macroeconómicas. Sin embargo, dado el contexto, cualquier cambio inesperado puede tener una gran repercusión“, cerró.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin