Superado julio, Economía deberá enfrentar hasta fin de año vencimientos por el equivalente a u$s42.581 millones

Eugenio Marí
Jefe de economía de Libertad y Progreso

Jefe de economía de Libertad y Progreso. Profesor Economía Internacional en Universidad del CEMA, Profesor ayudante de Análisis Económico y Financiero en la Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires,Asesor en la Secretaria de Comercio Exterior la Nación yAsesor Secretaria de Comercio de la Nación.

Mg. en Economía y Lic. en Economía Universidad del CEMA

ÁMBITO FINANCIERO -Por Carlos Lamiral – Una vez que Silvina Batakis logre superar el desafío de los vencimientos de deuda de julio, que se produjeron en el contexto de una caída de la confianza en el marco de una agudización de la crisis política en el Frente de Todos, la ministra tendrá otra agenda cargada de compromisos de aquí a fin de año. Así, se estima que desde el mes próximo hasta diciembre tendrá que enfrentar pagos por el equivalente a u$s42.581 millones.

El perfil de vencimientos es relativamente similar en lo que resta de 2022. El mes próximo será por el equivalente a u$s4.900 millones, de los cuales u$s2.400 millones corresponden a bonos en pesos ajustables por inflación; u$s1.900 millones en títulos en pesos sin cláusulas de ajuste, y u$s600 millones en moneda extranjera. De ellos, la mayor parte se trata de deuda intra estado, por lo que se estima que en rigor, el Palacio de Hacienda tendrá que enfrentar compromisos con el sector privado por algo más de $200.000 millones.

En julio, el Ministerio de Economía se anticipó con un canje de deuda en la primera licitación de deuda del mes y con ello logró reducir las presiones para los vencimientos de este viernes.

Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso, planteó que en el segundo semestre el Gobierno tendrá mayores problemas para “rollovear” la deuda debido a que se trata de un momento del año en el que “habrá menor precio internacional de los granos, hay niveles elevados de riesgo país y la inflación más alta”. Hasta aquí el Ministerio de Economía logró financiar los vencimientos en función de haber aceptado el pago de tasas más elevadas (del orden del 80%) ofreciendo bonos ajustables por inflación o títulos vinculados con el dólar. A eso se sumó la intervención del Banco Central para sostener el valor de los bonos en los mercados secundarios y el armado de un esquema que funciona como un seguro para el caso de una devaluación. Todo ello, según dijo Marí, “son comodines que ya se los jugaron en el mejor momento del año”, cuando se produce la mayor liquidación de la cosecha.

Por otro lado, están los vencimientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Se trata de u$s442 millones en agosto, u$s2.675 millones en septiembre; u$s.2.622 millones en octubre; u$s420 millones en noviembre y u$s2.675 millones en diciembre. En total son u$s8.934 millones que están calzados con desembolsos del organismo. El problema de Batakis en este aspecto, es cumplir con los números del acuerdo para asegurarse los dólares para el repago. Marí planteó que “el Fondo en este caso va a ir modificando las metas trimestrales y a fin de año otorgará un waiver”, es decir, una dispensa. Para Marí, el FMI “quiere dejar en claro que si no hay un cumplimiento es por responsabilidad de la Argentina”. Por ello, se va a mostrar lo más flexible posible.

Otros pagos que quedan por delante para el Gobierno son u$s1.222 millones de títulos en moneda extranjera y unos u$s1.044 millones con organismos multilaterales y préstamos bilaterales. Son en total u$s2.266 millones en moneda extranjera para los cuales no habría posibilidad de refinanciamiento.

Por otro lado, el Tesoro le tendrá que devolver al Banco Central adelantos transitorios por el equivalente a u$s6.914 millones. De ellos, u$s2.005 millones en octubre, u$s862 en noviembre y u$s4.047 en diciembre.

Ezequiel Zambaglione, economista en jefe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), el centro de estudios de referencia del desarrollismo, señaló que “el mercado ahora está un poco estabilizado ya”. Por caso, indicó que “el Banco Central compró el 20% de la deuda” cuando tuvo que salir a defender el precio de los títulos públicos en pesos. “Da la sensación que hay un nuevo equilibrio con una tasa de interés más elevada”, de modo que a su criterio el Tesoro “no debería tener grandes problemas para renovar la deuda”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin