LA TRAICIÓN: consecuencia directa y habitual de las listas sábana.

Foto Agustin Etchebarne
Agustín Etchebarne
Director General en

Economista especializado en Desarrollo Económico, Marketing Estratégico y Mercados Internacionales. Profesor en la Universidad de Belgrano. Miembro de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) y Miembro del Instituto de Ética y Economía Política de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. 

Sr. Director:

La traición de Julio Ledesma y Patricia Gardella a de Narváez no es un hecho anormal, casual o fortuito; sino la consecuencia directa y habitual de las listas sábana. Lo mismo ocurre en cada elección. Debajo del candidato conocido ingresan por arrastre una cantidad de legisladores que los votantes no conocen y cuya común característica es la apariencia o promesa de lealtad al jefe de la lista (aún si han pasado por diferentes administraciones como las de Menem, Duhalde y Kirchner). Cualquiera sea su pasado estos personajes encubiertos por las sábanas logran mantenerse en el poder.
En cambio en un sistema electoral por circunscripciones uninominales, binominales o por voto único transferible, sistemas que se usan en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Chile, Australia, y la mayoría de los países desarrollados, los candidatos electos reúnen otras características: capacidad para organizar una campaña, recaudar fondos, oratoria, simpatía, inteligencia, preparación, sagacidad. Luego son juzgados por sus votantes quienes pueden reclamarle sobre su actuación, y no reelegirlos si se han desilusionado.
Nuevamente queda demostrado que la verdadera Reforma Política empieza por eliminar las Listas-Sábana.

*Publicado por La Nación, Buenos Aires.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin