El debilitamiento de los derechos de propiedad intelectual de los Estados Unidos por parte de Biden es peligroso y perjudicará la respuesta a la pandemia

FORBES- Lorenzo Montanari – En un movimiento abrupto y sin precedentes, la administración Biden planea despojar a los fabricantes de vacunas estadounidenses de sus derechos de propiedad intelectual. La administración replanteó por completo el debate sobre la exención de derechos de propiedad intelectual, solicitada originalmente el pasado otoño, por Sudáfrica e India al Consejo del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC.

La voz principal detrás de la renuncia de Biden a la protección de la propiedad intelectual fue la representante de comercio de los EE.UU., Katherine Tai, quien dijo: “La administración cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero en servicio de poner fin a esta pandemia, apoya la renuncia a esas protecciones para las vacunas COVID-19”. Sin embargo, los derechos de propiedad intelectual de los innovadores no son un obstáculo para la rápida aceleración de la producción de COVID-19 que el mundo necesita.

La canciller alemana, Angela Merkel, fue la primera líder mundial que se opuso firmemente a la postura de Biden. Dijo: “Ya dejé claro aquí que no creo que la liberación de patentes sea la solución para proporcionar vacunas a más personas”.

Los líderes de la UE se opusieron a la postura de Biden durante la reciente cumbre del Consejo Europeo en Oporto (Portugal). “En cuanto a la propiedad intelectual, no creemos que a corto plazo sea la solución mágica, pero estamos dispuestos a participar en este tema tan pronto como se ponga sobre la mesa una propuesta concreta”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. El presidente francés, Emanuel Macron, declaró claramente: “La prioridad hoy no es la propiedad intelectual – […] Es la producción”. “Hoy” -continúa Macron- “los anglosajones bloquean muchos de estos ingredientes y vacunas. Hoy el 100% de las vacunas producidas en los Estados Unidos de América van al mercado americano” mientras que la UE ha producido 400 millones de dosis mientras exporta 200 millones a 90 países. “Deberíamos estar abiertos a este debate, pero cuando lo dirijamos tiene que haber una visión de 360 grados al respecto, porque ahora necesitamos vacunas para todo el mundo”. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión de la UE, también se muestra crítica con la postura de la Casa Blanca: “Y a corto y medio plazo, la renuncia a la propiedad intelectual no resolverá los problemas, no aportará ni una sola dosis de vacuna a corto y medio plazo”.

Hace más de un año que la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de COVID-19 como pandemia mundial, una crisis sanitaria que ha afectado gravemente a la vida humana y a la economía mundial. Desde entonces, se calcula que el crecimiento económico mundial ha descendido un 3,9% debido a la cuarentena. Sin embargo, en un tiempo récord los científicos han sido pioneros en la creación de nuevas vacunas.  Hasta ahora se han administrado 1.320 millones de dosis. En promedio, las empresas farmacéuticas y algunos países como EE.UU. y Alemania invirtieron más de 300 millones de dólares para descubrir nuevas vacunas de ARNm sin garantía de éxito. Hoy en día, en EE.UU., cerca del 40% de los estadounidenses han recibido al menos una vacuna y aproximadamente 1 de cada 4 está totalmente vacunado. Según el Centro Tufts para el Estudio del Desarrollo de Fármacos, se tarda una media de 12 años desde la fase de descubrimiento hasta la aprobación del mercado, con un coste medio de 2.600 millones de dólares. Menos del 12% obtienen la aprobación y entran en el mercado.

Los derechos de propiedad intelectual son la única garantía para que los inventores posean el know-how y los conocimientos y para que recuperen los costes de I+D e inviertan en la próxima generación de medicamentos. 

El presidente Biden parece utilizar la exención de la PI más como una herramienta geopolítica que como un enfoque humanitario. Los principales beneficiarios de la exención serán China e India. “De hecho”, como dice el ex subsecretario de Comercio de Estados Unidos para la Propiedad Intelectual, Andrei Iancu, “el impulso de India y Sudáfrica parece poco sincero, y no tiene como objetivo frenar la pandemia, sino permitir que las empresas nacionales se lucren con la propiedad intelectual de otros”.

Aunque India es el mayor fabricante de vacunas del mundo, el país está completamente atrasado en cuanto a la vacunación masiva nacional. No obstante, Adar Poonawalla, director general del Serum Institute of India, el mayor fabricante de vacunas del mundo que tiene licencia para producir millones de vacunas para Astrazeneca y Novax, no considera que la propiedad intelectual sea un obstáculo para la distribución masiva de vacunas: “No. Hay suficientes fabricantes, sólo se necesita tiempo para ampliar la escala”.

Anular la protección de las patentes es un dilema que surge cada vez que hay una pandemia. Este dilema es un interminable debate ideológico impulsado más por los países que creen en una ideología free-rider y anti-mercado que en una verdadera innovación basada en la protección de las patentes. Por un lado, el bloque contrario a la propiedad intelectual está liderado por los Estados Unidos con Biden, India, Sudáfrica y China, así como por más de 100 países en desarrollo y organizaciones benéficas internacionales como Médicos Sin Fronteras y Human Rights Watch. Por otro lado, el bloque favorable a la propiedad intelectual, liderado por la UEJapón, Noruega, Canadá, Australia, Reino Unido y Suiza, defiende los derechos de propiedad intelectual como columna vertebral de la innovación, ya que sin ellos no sería posible descubrir vacunas de ARNm ni superar las emergencias sanitarias mundiales. No son los derechos de propiedad intelectual los que limitan el acceso a las vacunas en todo el mundo, sino principalmente la falta de centros de producción, planes de distribución, logística y estado de derecho, sin mencionar la burocracia y la corrupción.

La renuncia a la propiedad intelectual es un ataque a nuestra salud porque la eliminación de la protección de las patentes afectará al control de calidad de la fabricación de vacunas, especialmente a la calidad de las materias primas. Producir vacunas no es como producir caramelos, implica un alto nivel de producción y plantas de fabricación consolidadas. Deberíamos alejarnos de este enfoque emocional e ideológico de que la eliminación de la propiedad intelectual acabará con la pandemia. Deberíamos centrarnos en el verdadero problema que está afectando al sistema mundial de vacunación: las diferentes prohibiciones de exportación aplicadas hasta ahora, por ejemplo, por la administración Biden y el Reino Unido.

De nuevo Adar Poonawalla denunció, durante un reciente panel del Banco Mundial, que la Ley de Producción de Defensa de Biden bloqueaba la exportación de materias primas clave para la fabricación de vacunas. “Si estamos hablando de crear capacidad en todo el mundo”, dice Poonawalla, “el intercambio de estas materias primas críticas se va a convertir en un factor limitante crítico; nadie ha sido capaz de abordar esto hasta ahora”.

La renuncia a las vacunas es una distracción que penaliza a los vibrantes sectores de la biotecnología en lugar de abordar la raíz del problema: los cuellos de botella en la fabricación. Según la UNCTAD, “el uso de MNA fue notable, con casi 300 medidas aplicadas, hasta el 15 de marzo de 2021. Las MNA que restringen el comercio incluyen restricciones a la exportación de diversas formas para evitar la escasez de bienes esenciales, y requisitos sanitarios y fitosanitarios más estrictos para garantizar la calidad y la seguridad de los productos. […] Sin embargo, el 60% de ellas siguen vigentes y empiezan a aparecer MNA sobre las vacunas”.

“La OMC haría mucho mejor”, dice Philip Thompson, especialista en propiedad intelectual y comercio, “en discutir la eliminación de los obstáculos al comercio de artículos relacionados con la COVID-19 que en eliminar los derechos de propiedad intelectual”.

La falta de distribución de vacunas está relacionada con las medidas no comerciales (MNA) y no con los derechos de propiedad intelectual. La OMC creó el Acuerdo sobre los ADPIC para garantizar la protección de la propiedad intelectual, así como de las patentes, de forma que se cree un acceso legal a la propiedad intelectual para cualquier país sin eliminar la justa protección de la propiedad intelectual. Una de las soluciones en tiempos de pandemia es un sistema adecuado de concesión de licencias de PI que tenga como objetivo no sólo defender a los inventores, sino principalmente proteger a todos los ciudadanos. Mientras que otra herramienta crucial es el programa COVAX de la OMS, que “pretende garantizar que todos los países tengan acceso a una vacuna segura y eficaz”. El objetivo de COVAX es suministrar al menos 2.000 millones de dosis de COVID-19 para finales de 2021, con lo que se espera llegar a casi el 20% de la población de los países de renta media. Una carta internacional firmada por un número récord de 101 think tanks de 47 países califica el acuerdo ADPIC como “el acuerdo multilateral más completo sobre la propiedad intelectual y el instrumento más eficaz para garantizar que los gobiernos tomen medidas para proteger la propiedad intelectual”.

El congresista republicano Byron Donalds (R-Fla.) está trabajando en una nueva legislación titulada “La Ley Impedir los Intentos Extranjeros de Erosionar la Innovación Sanitaria” para bloquear la posición de la Casa Blanca sobre la exención de la PI y “evitar que la Administración Biden regale sin sentido la propiedad intelectual de los Estados Unidos a países como China”. Los derechos de propiedad intelectual están consagrados en el Artículo 1, Sección 8, Cláusula 8 de la Constitución de Estados Unidos de 1787, “Para promover el progreso de la ciencia y las artes útiles, asegurando por tiempos limitados a los autores e inventores el derecho exclusivo a sus respectivos escritos y descubrimientos”. Como pilar central de la historia y el constitucionalismo estadounidenses durante 244 años, la PI converge la tradición y el progreso para enriquecer la vida de los ciudadanos y la sociedad.

Renunciar a los derechos de propiedad intelectual no sólo va directamente en contra de los valores fundamentales de Estados Unidos y pone en peligro la salud pública, sino que además disminuye el potencial de los esfuerzos bipartidistas. “El Congreso ha pasado décadas discutiendo los contornos de las protecciones de las patentes”, dice Kimberley A. Strassel del WSJ, “produciendo legislación bipartidista desde la Ley Bayh-Dole de 1980 y la Ley Hatch-Waxman de 1984 hasta la Ley Leahy-Smith de 2011”. Todos estos esfuerzos bipartidistas para defender a los inventores estadounidenses con un sistema de PI fuerte y justo corren el riesgo de verse seriamente dañados con esta medida de Biden.

La eliminación de los derechos de PI dificultaría que los innovadores compartieran la tecnología y los conocimientos técnicos necesarios para que los fabricantes produzcan vacunas auténticas y eficaces. Sin unos derechos de propiedad intelectual firmes, las autoridades tendrán dificultades para distinguir los productos auténticos del mar de vacunas falsificadas y de baja calidad al que invita la exención. Es probable que aumenten las dudas sobre las vacunas. Es sencillo: sin PI, no hay vacunas, no se salvan vidas.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Ultímos Artículos

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES