Roberto Cachanosky señaló el error de apostar por “la magia financiera”

Miembro del Consejo Académico de Libertad y Progreso. Licenciado en Economía por la Universidad Católica Argentina. Es consultor económico y autor de los libros “Economía para todos” (Temas, 2002) y “El síndrome argentino” (Ediciones B, 2006). Se desempeña como columnista en el diario La Nación. Con anterioridad, ejerció la misma tarea para los diarios La Prensa (1985-1992), El Cronista Comercial (1992-2001) y La Nueva Provincia de Bahía Blanca (1992-1998). Es conductor del programa de TV por cable “El Informe Económico”. Profesor titular de Economía Aplicada del Master de Economía y Administración de ESEADE, profesor titular de Teoría Macroeconómica del Master de Economía y Administración de CEYCE. Presidente del Centro de Estudios Económicos e Institucionales. Fue Asesor económico de la Cámara Argentina de Comercio (1983-2002) y de la Cámara Argentina de Importadores (1992-1993).

LA NACIÓN – El economista Roberto Cachanosky estuvo en Mesa Chica, por LN+, y habló sobre la posibilidad de que la Argentina salga adelante tras un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De esta manera, el especialista explicó que, desde 1956, el país firmó entre 26 y 27 acuerdos, la mayoría de los cuales no se cumplió, y analizó: “Todos piensan que los problemas se resuelven porque vamos a firmar un acuerdo con el Fondo, pero la realidad es que los problemas estructurales no se resuelven con magia financiera”.

De esta manera, ejemplificó: “Si tenés un sistema tributario que es patético, va a seguir siéndolo por más crédito o renovación que tengas con el Fondo. Lo mismo si tenés una legislación laboral impresentable, si tenés un gasto público alto e ineficiente, o si no tenés moneda”.

Para él, “el acuerdo con el Fondo es algo transitorio”, y lo que deben hacerse son cambios estructurales, porque ahí radica “la solución de fondo”. Entonces, Cachanosky enfatizó: “Las medidas financieras no son sustituto de las reformas estructurales en absoluto”.

Más adelante, el economista reflexionó sobre cómo incide la inmoralidad en este tipo de cuestiones. “Una economía no puede funcionar sin reglas de juego claras. Con la falta de palabra y la falta de respeto a lo que se acuerda, la economía no funciona”, opinó. Y resaltó cuán importante es que se trabaje sobre un cambio de los valores que rigen hoy la sociedad argentina, entre los que mencionó: “vivir del trabajo ajeno” y “ser vivo”.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

INSTITUCIONAL

ARTÍCULOS

AUTORES