Si existe un atraso cambiario del dólar, ¿de cuánto es?

Economista Jefe en

Lic. en Administración de Empresas. Magister en Economía Aplicada de la UCA. Doctorando en Economía en la UCA.

ÁMBITO FINANCIERO – Se acercan las elecciones legislativas y, como es costumbre, el mercado cambiario sufre tensiones adicionales. Los dólares paralelos legales suben, aunque rondan en torno a los $180, mientras que el dólar blue, la semana pasada avanzó $8. A pesar del nerviosismo del mercado cambiario, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se mantiene firme sosteniendo que no va a haber devaluación. Es cierto que difícilmente ocurra esto antes de las elecciones. No obstante, post elecciones habrá que admitir la realidad de que el mercado cambiario se encuentra en un estado delicado.

Al momento de evaluar posibles devaluaciones, hay algunos factores que se deben tener en cuenta. En primer lugar, la brecha cambiaria es sumamente importante. Por otro lado, el nivel de reservas internacionales netas también juega un rol clave. Finalmente, la existencia o no de un atraso cambiario es otra variable que no se puede ignorar.

En lo que respecta a la brecha cambiaria, ésta se ubica en torno al 80% si se toma el tipo de cambio CCL en comparación con el dólar mayorista oficial. Es un nivel de brecha elevado y que preocupa. Es cierto que se encuentra en esos niveles hace tiempo, pero esto no quiere decir que la situación no sea complicada. Recordemos, que un año atrás los dólares paralelos se habían incrementado y el BCRA intervino fuerte para bajarlos porque la brecha había superado el 100%, mostrando una fuerte preocupación de que la brecha crezca aún más. Si bien es cierto que las elecciones se encuentran cercanas y que el BCRA seguramente logre mantener al tipo de cambio sin grandes sobre saltos hasta entonces, también es cierto que el día después de las elecciones existe y que los desafíos en el mercado cambiario son mayúsculos.

Por otro lado, las reservas internacionales netas rondan en torno a los US$7.500 Millones, lo que representa un nivel bastante bajo. Todo esto con el agravante de que, si se descuentan los DEGs y el oro, el BCRA estaría contando con tan sólo US$1.000 Millones de libre disponibilidad. Es decir, este último monto es el verdadero poder de fuego que tiene la entidad comandada por Miguel Ángel Pesce para atender la excesiva demanda de dólares en el mercado cambiario. Más allá de que el BCRA pudo comprar algo de reservas las últimas jornadas, la situación es preocupante.

Sectorial

Por último, otro factor determinante a la hora de ocurrir devaluaciones es evaluar si existe un atraso cambiario. Este análisis nunca es sencillo. Si hay un atraso cambiario grande o no, puede debatirse. Lo que sí está claro es que, desde marzo en adelante, el BCRA adoptó un cambio de estrategia en la política cambiaria que sí implica atrasar el tipo de cambio. Hasta febrero de este año, el BCRA devaluaba el tipo de cambio al ritmo de la inflación. Sin embargo, a partir de marzo, el tipo de cambio comenzó a avanzar por debajo del nivel de precios. Consecuentemente, de mínima, se está alimentando un atraso cambiario.

En conclusión, las variables que se vinculan con una potencial devaluación encienden alarmas. La brecha cambiara se encuentra alta, las reservas internacionales netas se ubican en niveles muy bajos y, desde marzo que se alimenta un atraso cambiario que no contribuye a la situación. El gobierno tendrá que generar un golpe de confianza si quiere evitar una devaluación como menciona el ministro Guzmán. Esto implicaría un acuerdo exitoso con el FMI, recordando siempre que un acuerdo es una condición necesaria, pero no suficiente para mejorar la deteriorada macroeconomía de Argentina.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin