La inflación “no dio bien” (esperable) en abril y se viene un nuevo round clave de la interna

Eugenio Marí
Jefe de economía de Libertad y Progreso

Jefe de economía de Libertad y Progreso. Profesor Economía Internacional en Universidad del CEMA, Profesor ayudante de Análisis Económico y Financiero en la Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires,Asesor en la Secretaria de Comercio Exterior la Nación yAsesor Secretaria de Comercio de la Nación.

Mg. en Economía y Lic. en Economía Universidad del CEMA

EL ECONOMISTAHay cierto consenso en las primeras estimaciones privadas para la inflación de abril indican: la suba de precios fue menor a la de marzo (6,7%) y, por otro lado, la inflación sigue muy elevada. “No viene bien”, había dicho Matías Kulfas.

Ferreres: 6,3%

Según el IPC-OJF (GBA), la inflación de abril fue de 6,3% mensual y registró un crecimiento interanual de 52,5%. Por otra parte, la inflación núcleo avanzó a un ritmo mensual de 6,7%, marcando un aumento de 54,5% anual. Así, la inflación general acumulada fue de 20,3%, y la inflación núcleo acumuló 20,2% en cuatro meses.

En cuanto a los principales rubros, indumentaria encabezó las subas del mes, registrando un alza de 12,5% mensual. Por su parte, alimentos y bebidas lo hizo en 8% mensual, mientras que educación avanzó 7,2% mensual.

Con relación a la medición núcleo, ésta arrojó una variación del 6,7% y en términos anuales registró una suba del 54,5%. En cuanto a los bienes y servicios estacionales, éstos registraron una variación de 7,8% mensual, mientras que los regulados subieron 4,3% mensual.

LyP: 6,1%

El IPC-LyP (Libertas y Progreso) arrojó un aumento de 6,1% mensual en abril. Si bien el dato es menor al informado por el Indec en marzo, lo cierto es que estacionalmente abril es un mes de menor inflación y “en un año normal, que usualmente es de alta inflación, abril normalmente tiene una menor variación mensual que marzo, por lo que no sería correcto hablar de una desaceleración, ya que seguimos en porcentajes muy altos”, dijeron desde el think tank liberal.

El rubro alimentos y bebidas no alcohólicas volvió a crecer por encima del 7% por segundo mes consecutivo (+7,1%). Además, el rubro salud se vio impulsado por el aumento del 6% de las prepagas y terminó subiendo 6,8%. Con este dato, en los primeros cuatro meses de 2022 los precios al consumidor subieron 23,1%. 

“Esto significa que en el primer cuatrimestre se alcanzó una suba de precios equivalente al 70% de lo que estaba previsto en el Proyecto de Presupuesto 2022 para todo el año (33%) y casi la mitad de la banda superior de la proyección del FMI (48%). Con esta suba, la inflación interanual se ubicó en 58,1% y acumula 11 meses consecutivos con aumentos por encima del 50%. De esta manera, la inflación interanual es mayor al pico de la gestión de Cambiemos de 57,3% anual en mayo del 2019. Además, en los primeros 28 meses de la gestión de Alberto Fernández, la inflación acumulada fue del 153,1%, 60 puntos por encima de la acumulada en mismo período para la gestión de Mauricio Macri (92,8%)”, dijeron desde L y P.

Sin fuerzas a la baja

Es obvio que esta aceleración no tiene nada que ver con lo que pasa en el mundo. En los otros países las subas de precios por los excesos de emisión y por la invasión rusa a Ucrania aumentaron la inflación como mucho en 6 o 7 puntos porcentuales. Acá estamos hablando que, de seguir así la emisión monetaria, la inflación va a superar el 70% en 2022. El Banco Central le está ‘dando a la maquinita’ para financiar directamente al Tesoro o a través del mercado de crédito voluntario, aumentando la liquidez doméstica, para facilitar la colocación de deuda pública”, dijo el director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram.

Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso, alertó: “Lamentablemente, Argentina se está consolidando en un nuevo régimen inflacionario. Hay cada vez menos expectativas de que la inflación cierre este año por debajo del 60-70%. Esto se refleja en las paritarias, que van teniendo aumentos más altos y plazos más cortos. Y también en las emisiones de deuda del gobierno en el mercado local, donde se exige cada vez más mecanismos de indexación y rindes más altos”. 

“Encima hacia adelante todavía queda blanquear los aumentos que se vienen retrasando. Tarifas de servicios públicos, prepagas, telefonía. Y que tendrán impacto en la medición del IPC, por lo que seguramente enfrentemos otro mes de alza fuerte” agregó Marí. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin