“El Gobierno intenta monopolizar los dólares y eso es imposible”

Consejera Académica en Libertad y Progreso

Diana Mondino es Directora de Relaciones Institucionales y profesora de Finanzas en los Master en Dirección de Empresas y Master en Finanzas de la Universidad CEMA.  Tiene experiencia en temas económicos y de management.

En el área social es miembro de Consejo de Dirección de la Fundación Banco de Alimentos. En el sector privado es Directora de Pampa Energía y Loma Negra, empresas que cotizan en NYSE.  Fue directora de Banco Supervielle hasta mayo 2017

Hasta 2005 fue Directora de la región Latinoamérica para Standard & Poor’s, basada en Nueva York, con responsabilidad sobre las actividades regionales.

Diana es MBA de IESE, España, y Lic. en Economía de la Universidad Nacional de Córdoba.

IPROFESIONAL – El dólar trepó en las últimas semanas a valores impensados para el tan corto plazo, mientras que la inflación se ha acelerado a niveles preocupantes. En tanto, el nivel de reservas ya empieza a preocupar a muchos analistas.

En este escenario, iProfesional habló con la economista Diana Mondino, docente de la Universidad del CEMA y ex directora para la región Latinoamérica de Standard & Poor’s.

La experta analiza cuáles son los puntos centrales que están generando la crisis cambiaria y qué pasos le quedan al Gobierno para evitar una crisis profunda.

En general, ¿cuál es su opinión de la situación económica actual?

-No cabe duda que es compleja. Nunca es fácil conducir la economía, pero con fuertes disensos internos en el Gobierno, se complica más tomar decisiones. Si fuera un enfermo diría que se espera hasta que la situación no admite antibióticos, sino que se debe llegar a cirugía. Por eso, las medidas son tan drásticas como la prohibición de importaciones, que afecta a toda la economía.

Los distintos precios para el dólar generan incertidumbre en los distintos actores del mercado.

-Tras el recalentamiento cambiario de los últimos días, ¿qué puede ocurrir en el mercado?

-¿Cuál dólar?¿El que el gobierno paga a exportadores, o sea el oficial? ¿El que se utiliza para transacciones con el exterior, como el MEP o contado con liquidación, o el que tenemos en billetes en el colchón? Los últimos dos suben seguro. El oficial, no sé.

Es una cuestión de política muy compleja: si el Banco Central devalúa hay problemas, si no devalúa, también.

-La brecha cambiaria que hay entre el dólar oficial y los billetes libres se amplió en los últimos días de forma preocupante, ¿cuál es su diagnóstico?

-El tema es que el Gobierno intenta monopolizar los dólares, lo cual es imposible, pero hace subir mucho el precio de los pocos se pueden encontrar.  Entonces, obliga a los exportadores a entregarlos a un precio bajísimo, que es el dólar oficial menos retenciones. O sea, debajo de $100 para casi todos los productos, lo que dificulta exportar y eso quita el incentivo a crecer.

Lo contrario es con las importaciones, que se podían traer a precio oficial más aranceles. Algo que es una “ganga” en comparación. En resumen, hay poca oferta, mucha demanda y los dólares que se pueden conseguir para guardar en el colchón valen mucho más. Por eso hay brecha. 

Entonces, si no hay cambios en la política de exportaciones e importaciones, no puede bajar la brecha. Aclaro que las medidas de las últimas semanas de vender dólares o bonos para bajar la brecha, lo único que hacen es empeorar la situación futura, y el futuro es dentro de poquitos días.El precio del dólar libre se ubica en niveles elevados, en un contexto en el que no ingresan divisas.

-¿Cómo puede seguir esta situación con el precio del dólar oficial ahora en julio tras la temporada alta de liquidación del campo?

-Ya está liquidada parte de la cosecha que aún no se cosechó. No es un juego de palabras. No habrá un gran ingreso de divisas por las vías habituales, la entrada de divisas es muy estacional. 

-En el marco del acuerdo con el FMI y con poco ingreso genuino de divisas, ¿cómo quedan las escuetas reservas del Banco Central?

-Las reservas no pueden subir, así de fácil. No hay ingreso por mayores exportaciones, compensada con que no hay mucha salida a pesar de haber restringido las importaciones. Es un balde cuya canilla está semicerrada.

-La inflación muestra datos altos en los últimos meses y con la aceleración del dólar en julio no luce que vaya a bajar, ¿qué puede suceder en adelante?

-Ya vimos que en las dos primeras semanas subieron mucho los precios. El comercio no sabe a qué precio puede reponer y necesita cubrirse. Tampoco es seguro poder seguir produciendo en algunos sectores si hay restricciones a importaciones. La emisión fue fenomenal en las últimas semanas, por lo que creo que aún no se han visto sus efectos.La escalada del dólar generó consecuencias en la inflación, ya que generan desequilibrios en los precios.

-Con el dólar e inflación tan altos, ¿qué salidas le quedan al Gobierno para controlar esta situación tan compleja hasta el final de su mandato?

-Hoy el Gobierno define en función de sus necesidades y no en función de las de los argentinos. No olvidemos que el principal importador y deudor en dólares de la economía es el propio Estado.Te puede interesar

Por eso, si modifica en algo esa postura, si desregula, si reduce los diversos cepos en forma creíble, es posible que la situación se alivie. En cambio, si continúa con cada vez más restricciones, tendremos mayor brecha y menor producción.